Jueves  23 de Marzo de 2017 | Última actualización 01:13 PM
Cartas recibidas
Carta enviada por: José Medina Fleury | En Fecha: 2016-10-07
Asunto: Haití otra vez

Señor Director:

Con el impacto devastador causado por el poderoso ciclón Mathew al vecino país de Haití, una vez más ese “Estado” necesita de la mano amiga de la comunidad internacional para aliviar sus necesidades básicas.

Según las informaciones internacionales la cifra de muertos en Haití causadas por el fenómeno atmosférico ronda los 300, quizás ese número las autoridades de esa parte de la isla la estén hiperbolizando a fin de victimizarse más aun y presentarse ante el mundo como una comunidad que urge, aunque esa sea la realidad, la ayuda nueva vez de la mano amiga de de los países del mundo, sin excepción.

Recordemos que cuando se produjo el terremoto en esa parte de la isla nuestro país estuvo a la vanguardia de la ayuda internacional proporcionándole abundante comida y medicamentos inclusive, el territorio dominicano como puente para hacerle llegar la asistencia de los demás países, entre otras muestras de solidaridad.

La comunidad internacional no sólo le proporcionó alimentos, medicamentos, casas rodantes, universidad, sino también millones de euros y dólares y todo eso para que le sirvió a ese desvencijado pueblo si ha seguido con igual o peor miseria alimentaria e institucional.

Por esa razón, nosotros no debemos volver a hacer el papel de limosnero y repetir, de manera inútil el brazo solidario del dominicano y en vez enviar hacia el exterior (Haití) enviemos al interior, a nosotros mismo, que mucha falta nos hace.

Ellos deben parcialmente suplir sus necesidades alimentarias del mercado binacional que se efectúa en la frontera y no volver nunca más a vedar los alimentos que exportamos hacia allá que aquel lado sólo produce guasábaras y otros arbustos que ni los puercos los comen.

José Medina Fleury
Periodista

Carta enviada por: Félix Betances | En Fecha: 2016-09-05
Asunto: ¡Yo necesito “Mi Congreso”!

Señor Director

Todos recuerdan esa expresión con la cual el Presidente Danilo Medina arengó a su militancia desde la “empobrecida” provincia de Pedernales.

Algunos¨, incluyendo a los enfurecidos y fanáticos de la política (bebe tragos, lamones (lambones) y otros), no se dieron cuenta de por dónde andaban las intenciones del Presidente, pero hoy empiezan a darse cuenta de la dura realidad, cuando ya no hay tiempo.

El Presidente quería su Congreso, sólo con la intención de dominar a plenitud el sistema de gobierno que (de nombre), predomina en la República Dominicana el cual, sólo en la Constitución Dominicana, dice que es: democrático y representativo, compuesto por tres poderes independientes entre sí y que contrario a eso, siempre se han manejado coligados o simplemente maniatados por el Poder Ejecutivo.

Decir: "Necesito mi Congreso", no fue más que una indelicadeza de un candidato presidencial, que a simple vista, dejó entrever hacia donde se dirigiría la Nación, una vez llegado al Poder.

Para muestra basta un botón, como dice la enseñanza popular, pues, ese Congreso que tiene dueño, (el Presidente de la República), en una demostración de desparpajo y sin guardar las más mínimas apariencias, en un acto imprudente en grado superlativo, en franca burla a un pueblo tan maltratado, como lo ha sido éste por los gobiernos de las últimas décadas; y lo peor de todo, a penas iniciando su primer año escolar, se destapan con un abusivo y criminal aumento de salarios.

Esa es nada más una muestra de lo que aquí va a pasar en los próximos cuatro años y que podrían sentar las bases para un “funesto desgobierno” en la Patria de Duarte.

¿Por qué un desgobierno? Porque no se puede hablar de un buen gobierno en un país donde el sistema que tenemos es el democrático, y el Poder Ejecutivo tiene su Congreso y por demás está decir, que gobierna o maneja a su antojo el Poder Judicial.

Ese grupo que más que congresistas pudiera llamárseles “charlatanes”, con raras excepciones, debió inaugurarse, tomando en cuenta a los trabajadores públicos dominicanos, los cuales hace más de doce años que no reciben un aumento salarial, no obstante devengar en la mayoría de los casos, salarios de miseria. ¿A los legisladores no les alcanza lo que ganan y a los trabajadores sí les alcanza? No hay burla de mayor tamaño y esa debió ser su primera materia como estudiantes.

Joaquín Balaguer decía en sus afanes políticos que: “Lo bueno no se cambia”, eso tiene mucha lógica, aunque él lo utilizaba como capital político en su beneficio; a esto sin embargo hay que agregar que: “Lo malo no se repite” y es lo que precisamente acaba de pasar en nuestro País, donde se repitieron a todos los malos que en varios años de ejercicio, nunca hicieron nada que no fuera daño a los que los llevaron a esas posiciones.

A esto hay que agregar, como para ponerle la tapa al Pomo, lo que dice el refrán popular, la incumplida promesa del Presidente Medina, en el sentido de que haría los cambios necesarios, especialmente de aquellos funcionarios que han realizado un flaco servicio al país; pues los cambios que ha hecho, no han sido otra cosa que cambios de posiciones, para encubrir algunas faltas.

¡Ahí está su Congreso señor Presidente!. Sólo nos falta el Corral.

Atentamente,

Félix Betances

Carta enviada por: Freddy P. Galarza | En Fecha: 2016-08-20
Asunto: Más sobre la Cámara de Cuentas

Señor Director:

Los funcionarios públicos electos, reelectos, designados, ratificados o que sigan en sus cargos después del pasado 16 de agosto de este año, deben proceder a depositar su declaración jurada en un plazo de 30 días.

En una entrega anterior habíamos citado las violaciones a la ley 311-14, de cientos de funcionarios público sobre sus declaraciones de bienes y su poco interés a los llamados hechos por la presidenta de la Cámara de Cuentas, Licelott Marte de Barrios.

El cúmulo de trabajo que tendrá esa institución se duplica luego de la toma de posesión de los nuevos funcionarios electos y los que serían nombrados por el poder ejecutivo que la ley los obliga a realizar su declaración jurada.

Con la cantidad de funcionarios que se muestran renuentes a entregar su declaración patrimonial sería más difícil a la Cámara de Cuentas determinar quien falsea dicha documentación por el cúmulo de expedientes que podría ser depositados y el tráfico de influencia estaría latente para que se cometan irregularidades.

La institución ha declarado que unos 2,065 funcionarios del estado no se han puesto al día en su declaración patrimonial, significaría para la gente común que posiblemente estarían ocultando la procedencia de los bienes obtenidos.

Hace unos días el presidente de la JCE, Roberto Rosario, recibió la visita de la presidenta de la Cámara de Cuentas Marte de Barrios, para tratar el tema en la que el organismo electoral se comprometió enviar una relación de todos los funcionarios electos que concluyeron su gestión el pasado 16 de agosto, así como, aquellos que fueron reelegidos y de lo que por primera vez fueron electos.

El propósito de esa reunión entre ambos funcionarios sería facilitar a la Cámara de Cuentas que inicie los trabajos con relación a la declaración jurada de bienes de aquellos servidores del Estado en los plazos que establece la ley.

Es notable la dificultad que ha encontrado la presidenta de la institución Marte de Barrios en hacer valer la ley, se ven los esfuerzos realizados en ese sentido. Sin embargo, debe darse un ejemplo haciendo uso de los artículos 5 y 6, de la ley 311-14, que la faculta para actuar contra los violadores de la misma.

El poder que tienen algunos que otros funcionarios del Estado no debe atemorizar a la presidenta de la Cámara de Cuentas, Licelott Marte de Barrios, en la aplicación de la ley que tiene en sus manos.

Atentamente,

Freddy P. Galarza

● El autor es periodista, radicado en Nueva York, EEUU.

Carta enviada por: Geovanny Vicente Romero | En Fecha: 2016-08-13
Asunto: El Tucanogate

Señor Director:

El Tucanogate: Los perdedores, los impunes y el único ganador

La justicia divina cierta veces tarda, pero siempre hace acto de presencia, toda verdad oculta bajo el sol llega el día en que sale a la luz. Nuestro país se encuentra en una situación mediática de corrupción, producto de un escándalo que se pudo resolver o evitar en el año 2008 y ahora la ineludible verdad es destapada por investigaciones realizadas por los gobiernos de Estados Unidos y Brasil, para luego ser revelada por la publicación del medio de comunicación internacional Wall Street Journal.

En efecto, estamos hablando del escándalo bochornoso de la compra de los aviones Super Tucano a una empresa brasileña en el año 2008, saliendo a relucir entonces que fue una compra de grado a grado y que dicha compañía pagó soborno a militares y legisladores para la aprobación del préstamo en el Congreso.

Vale destacar que el asunto de los Super Tucano y el soborno ya lo había leído hace un tiempo atrás, de hecho con la información del coronel, pero en nuestro país, específicamente el aparato persecutor del Estado, investiga si la denuncia viene de parte de un periódico de carácter internacional como el Wall Street Journal, por lo que en lo adelante la estrategia contra la corrupción debe ser enviar cada acto deshonesto a los medios internacionales, ya que nuestras autoridades actúan por vergüenza a la comunidad internacional y no por respeto a nosotros, el pueblo dominicano que elige a estos funcionarios. Lo anterior da la impresión de que si la revelación es hecha por un periódico local es difamación, pero si lo hace un medio foráneo tiene sentido y hace eco.

Todo esto solo me recuerda las palabras del señor Presidente Danilo Medina cuando en aquel discurso dijo que su gobierno estaba comprometido con la transparencia y que investigaría cada caso a partir de tan solo un “rumor público”.

El Tucanogate le deja hoy a la República Dominicana los siguientes resultados:

PERDEDORES:

1. Los contribuyentes que estamos pagando el préstamo de los Aviones Súper Tucanos.

2. La militancia y alta dirigencia del partido oficialista pierde crédito ante la sociedad, pues en el 2008 mandó a callar o silenciar cualquier denuncia de irregularidad con ese tema, pagando ahora el costo político de descrédito como ha sucedido con el tema Sunland en el pasado.

LOS IMPUNES:

1. Militares.
2. Legisladores.

ÚNICO GANADOR:

El entonces Diputado Elso Segura Martínez quien en el 2008 denunció como Presidente de Ética de la Cámara de Diputados que la aprobación de este préstamo había sido fruto del soborno, provocando que su partido le ordene callar, generando que como señal de protesta este legislador se amordazara su boca. De hecho, por esa denuncia no logró reelegirse como diputado, pagando el precio de la honestidad. Hoy crece su reputación de hombre serio con el destape de este escándalo.

Atentemente,

Geovanny Vicente Romero
Abogado, Politólogo y Académico.
Director CPDL-RD
@geovannyvicentr

Nota: El artículo por el cual su autor casi pierde su trabajo en septiembre del 2014.

Carta enviada por: Freddy P. Galarza | En Fecha: 2016-08-12
Asunto: Amagar y no dar

Señor Director:

Los llamados hechos por la presidenta de la Cámara de Cuentas de República Dominicana Dra. Licelott Marte de Barrios, parece no surtir los efectos deseados y funcionarios del actual gobierno siguen burlandose de la ley 311-14, al no hacer sus declaraciones de bienes .

Desde el pasado año la institución fiscalizadora ha insistido en la necesidad de que los funcionarios se pongan al día con el mandato que exige la ley, al parecer, se ha hecho caso omiso, colocando a esos servidores del estado como posibles violadores.

La propia incumbente de la institución ha dicho en múltiples ocasiones que pasan de dos mil los funcionarios que no han hecho su declaración patrimonial .

Esta ley 311-14, del 8 de agosto del 2014, designa a la Cámara de Cuentas, através de su oficina de evaluación y fiscalización del patrimonio de los funcionarios públicos, como el órgano responsable del control, fiscalizasción y aplicación de la misma .

Sin irnos muy lejos, desde el pasado año y los meses de este 2016, esta institución ha hecho llamados, exhortaciones, incluso, amenazas de retener los sueldos de aquellos funcionarios que no han presentados su declaración de bienes . Eso no se ha visto.

La ley 41-08, provee sanciones por omisión de declaracion, especialmente donde señala que el servidor público en funciones que esté obligado a presentar declaración jurada de su patrimonio y no obtempere dentro del plazo establecido en la misma ley, u omitiere declarar algún bien, incurrira en faltas graves o de tercer grado .

Esa misma ley en su artículo 15, precisa que al presentar la declaración patrimonial y si falseara los datos, puede ser sancionado con prisión de uno,a dos años y multa de veinte (20) a cuarenta (40) salario mínimos del gobierno central .

Estos funcionarios del estado y que la propia presidenta de la Cámara de Cuentas Dra. Licelott Marte de Barrios, ha solicitado que se presenten a hacer sus declaraciones patrimonial y que han tomados una actitud renuente pueden ser sancionados como manda la ley .

Como no hay consecuencia ejemplarizadora a las violaciones de la ley y la propia Cámara de Cuenta de la República Dominicana está haciendo lo mismo al no hacer uso de esta, sencillamente a la presidenta de la institución Dra. Licelott Marte de Barrios, no les están prestando atención a sus súplicas.

Atentamente,

Freddy P. Galarza
Periodista, New York.

Carta enviada por: R. A. Ramírez-Báez | En Fecha: 2016-08-07
Asunto: El destino de Las Yayas

Señor Director:

Carta pública
Hon. Danilo Medina Sánchez

Aprovecho unos minutos de su apretadísima agenda para recordarle sobre aquel municipio que usted conoce como las palmas de sus manos: Las Yayas de Azua, aquel pueblo enclavado entre el cerro de la buena esperanza y la mística loma de Victoriano Soto. Allí, ha estado usted, rodeado y apreciado de un pueblo que aun no ha perdido la esperanza de ser parte del progreso de su gobierno.
Creo que lo más acertado sería que usted realizara una de esas “visitas sorpresas” donde se manifiesta algo tan escaso en nuestra cultura política: “poner su oído en el corazón del pueblo”. No deseamos que personas vinculadas a los ajetreos partidistas sean portavoz de nuestros problemas. Asumo que así estaría usted mejor enterado que con estas líneas que apenas esbozan un reflejo de esa realidad en que se hunde el laborioso pueblo de Las Yayas:
Uno de los problemas fundamentales que afecta nuestro desarrollo agropecuario, es carencia de infraestructura para irrigar las tierras productivas. He aquí lo que podría ser un valioso aporte, tanto a la agricultura como a la ganadería. Apenas existe agua para irrigar un limitado numero de parcelas de agricultores, desafortunadamente, empobrecidos.
Existe en Las Yayas una preocupación constante por las crecientes del río Viajama que amenaza la existencia del pueblo; de igual manera los moradores del poblado de Viajama sufren los mismos estragos. Ambos pueblos han ido perdiendo la capa vegetal de aquellas tierras tan productivas. Hemos perdido nuestra tradición de pueblo cultivador del tabaco; de pueblo que ha perdido sus ingresos por falta de recursos para mejor las plantaciones de café; de pueblo productor de granos de maíz y habichuelas; pueblo que ha perdido el preciado alimento de leche tanto de vacas como de cabras. Ahora nuestras gallinas y los gallos de pelea son alimentados con productos importados de otras naciones y de otras regiones de país.
Todo una secuencia de gastos que merman nuestro limitadísimo presupuesto. Desde los principios de su gobierno se nos ha prometido encausar al río Viajama y al mismo tiempo construir un puente para comunicar a Las Yayas abajo con Las Yayas. Hasta ahora nos aferramos a la esperanza.
Las Yayas como usted conoce, es el municipio más poblado de la provincia de Azua y no cuenta con un hospital público que ofrezca servicios de salud a un pueblo que literalmente permanece aferrado a la “gracia de Dios”. Así, el agua potable se nos ha convertido en un golpe al limitado prepuesto de familias que viven de una agricultura totalmente rudimentaria. Es necesario crear empleos y centros comunales para que nuestra juventud participe y valore su patrimonio cultural e histórico. Una actividad económica podría ser un mercado de productores; y una oficina de servicios comunitarios y culturales deberían se parte de una agenda gubernamental incentive a los jóvenes en proyectos deportivos. Y los pocos recursos aportados deberían de ser implementados de acuerdo a los reglamentos establecido por la Ley de Gastos Públicos.
Existe en nuestro municipio un gran número de adolescentes que adelantaban su proceso de maternidad. Y para ello se requiere la urgente presencia del gobierno central para darnos una repuesta acertada a un problema que afecta, tanto al desarrollo de la futura madre, como a nuestra sociedad. En ese mismo orden nuestros ancianos no tienen de techo más que una esperanza que se esfuma como humo de aquel horno que destroza nuestros bosques.
Igual manera nuestro municipio amerita de 200 viviendas para familias que viven en casas que reflejan un precario aspecto del Municipio.
En fin, presidente Medina no gustaría olvidar que en verdad la esperanza ha sido el único bálsamo que ha calmado el eterno desamparo en que ha vivido el pueblo de Las Yayas.

Con distinción,
R. A. Ramírez-Báez
Escritor/Ingeniero

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>