Lunes  27 de Marzo de 2017 | Última actualización 08:26 PM
Cartas recibidas
Carta enviada por: René González Barrios | En Fecha: 2015-06-20
Asunto: Ante la tumba de Máximo Gómez

Señor Director:

Con respeto sagrado, y admiración profunda, rendimos tributo a la memoria de uno de los próceres más relevantes de la historia americana, a una de las vidas más transparentes, lúcidas y virtuosas, que brotara de las entrañas de la noble Quisqueya, y que esta, bondadosa, ofreciera como ofrenda de hermandad a su vecina Cuba.

Hace 110 años el pueblo habanero despidió, anegado en lágrimas, al hombre símbolo que servía de escudo, bandera, e inspiración, a todos los cubanos, fallecido un día como hoy. El generalísimo Máximo Gómez Báez encarnaba la Patria, y en su cuerpo delgado, músculo todo de cubanía y patriotismo, veían sus contemporáneos el rostro múltiple del martirologio cubano, al hombre que compartió glorias y sinsabores con todos los grandes: Céspedes, Aguilera, Agramonte, Vicente, Calixto, Maceo y Martí. Él los resumía.

Las honras fúnebres para despedir al ser amado, fue la ceremonia luctuosa más imponente que conociera la isla hasta entonces. Gómez dejaba su impronta de paz, mesura y cordura política, y a la vez, un inmenso vacío: marchaba el consejero exacto de nuestros destinos, y la más profunda y auscultadora mirada de nuestra realidad.

Pocos conocieron como él la psicología y cultura de nuestro pueblo, pensaron en el futuro de la Patria, y alertaron sobre la necesidad de la unidad, y la educación, como armas para enfrentar el ingerencismo y las ambiciones expansionistas del gobierno de Estados Unidos sobre la Isla. Al respecto, el 8 de mayo de 1901 reflexionaba al patriota puertorriqueño Sotero Figueroa:

“El triste pasado ya lo conocemos, y en el presente abierto tenemos el libro de nuestras tristezas para leerlo. Lo que tenemos que estudiar con profundísima atención, es la manera de salvar lo mucho que aún nos queda de la Revolución redentora, su Historia y su Bandera.

“De no hacerlo así, llegará un día en que perdido hasta el idioma, nuestros hijos, sin que se les pueda culpar, apenas leerán algún viejo pergamino que les caiga a la mano, en el que se relaten las proezas de las pasadas generaciones, y esas, de seguro les han de inspirar poco interés, sugestionados como han de sentirse por el espíritu yankee”.

Más que una alerta, parecería una profecía, escrita para los cubanos de todos los tiempos.

Tuvo el Mayor General Máximo Gómez Báez, el indiscutible don del magnetismo. Su mística figura resaltaba por su educación, austeridad, sencillez y modestia. En la guerra, fue impetuoso y temerario. En la paz, un humilde trabajador agrícola que con sus propias manos sacaba a la tierra el fruto de la vida para el sustento de su prole.

Como jefe, despertó entre sus contemporáneos, opiniones diversas. Idolatrado, admirado, respetado y querido, era a la vez temido. Aquel veterano y excepcional militar que confesara que en la vida no había “…odiado más que una cosa: la Guerra…”, fue rara simbiosis: un tierno corazón cubierto en delicada coraza de acero. La impactante figura del hermético general se transformaba en colosal ternura, ante la presencia de niños y mujeres. Quizás por su delicadeza de espíritu, a lo largo de las contiendas independentistas, se hizo acompañar siempre por poetas.

Uno de ellos, el puertorriqueño Francisco Gonzalo Marín, su ayudante, presenció el bochornoso incidente en que un miembro del Consejo de Gobierno ofendiera a Gómez tildándolo de extranjero. Bajo un árbol, instantes después, escribió el sentido poema “En días aciagos”.

Tiene de Hidalgo el ímpetu divino,
del noble Sucre el idealismo ciego,
la egregia estirpe del titán andino
y la serena intrepidez de Riego.

De su vida en el épico destino
Belona misma, con buril de fuego,
le marcó con la fé de un girondino
y la bravura heráldica de un griego.

La Gloria es un poema de dolores
en que la Ingratitud, genio atrevido,
escupe manchas y se lleva flores...

¡Nada le importe a quien la Gloria ha ungido,
que siempre a los que fueron redentores
les escupió la frente un redimido!

Llamado por la tropa “el chino”, “el viejo”, “el prieto”, o “el Generalísimo”, aquel hombre, “…aproximación de Don Quijote…” como el mismo se hiciese llamar en una ocasión, llevaba consigo un arma singular que ordenaba con silenciosa precisión: su mirada.

Sus pequeños y vivaces ojos producían centellantes llamaradas de fuego, muchas veces irresistibles para quienes sintieron su peso abrumador. Un simple gesto con ellos, un guiño, un parpadeo, eran expresiones extraverbales, bien identificadas por los hombres de su Estado Mayor. Su mirada, ordenaba silenciosa. Era un fulgurante rayo de fuego que según las circunstancias, alumbraba esplendorosamente o quemaba. Historiadores y contemporáneos, dejaron constancia de ello.

Su joven ayudante de la guerra del 95, Comandante Miguel Varona Guerrero, apuntaba que aquel hombre ejemplar, enemigo de la ostentación y la espectacularidad, “…siempre buscó la verdadera jerarquía humana en el fondo del alma de los individuos a quienes trataba…”

Genio mortal, duro en la batalla, llenó de amor filiar su hogar, con toda la ternura de su abrasadora mirada. Aquellos pequeños y achinados ojos tuvieron el privilegio de una visión intensa de un mundo complejo y cambiante. Vieron mucho. Cruzaron relampagueantes destellos con gigantes de Cuba y América, con hombres de pueblo de toda la amplia gama del espectro social y escudriñaron en lo más hondo de las entrañas del pueblo cubano, su psicología y esencia misma.

Los tiempos que corren nos exigen volver a Gómez; al político, al humanista, al educador, al intelectual, al hombre ético de vida ejemplar. El estudio de su obra, debería convertirse en un referente de obligatoria consulta para la defensa de nuestra soberanía y proyecto de nación. En el altar de la Patria, está él, incansable, como faro y guía de la más pura y noble Cubanía.

Muchas gracias,

René González Barrios
Presidente del Instituto de Historia de Cuba.

(Palabras pronunciadas en su honor y ante su tumba en La Habana, hace apenas unas horas).

17 de junio de 2015.

Carta enviada por: Eulalio Almonte-Rubiera | En Fecha: 2015-06-01
Asunto: ¡Un perro educado es un tesoro inapreciable!

Señor Director:

Cuando niño tuve dos perros, regalos de mis padres.

‘Bocanegra’ era uno de ellos; y este parecía ser un perro que tenía conciencia de que su tamaño no le ayudaba mucho frente a los demás canes del lugar, y por lo tanto desarrolló un temperamento con el cual pudo lograr un tratamiento de respeto hacia él; si algún perro o persona no mantenía distancia, entonces mostraba sus filosos colmillos.

Leal, de buen tamaño, negro con motas blancas, tenía un temperamento ‘tratable’.

Para aquella época no conocía yo de que se entrenaban perros, como lo hacíamos los humanos en las escuelas, en las canchas, en los ríos.

A Bocanegra lo mató alguien, creo que atropellado por un vehículo del que nadie conoció. Le di cristiana sepultura, y hasta su cruz coloque en un lugar próximo a nuestra casa solariega, y hasta una cruz le coloque. Es un perro que ha vivido siempre en mi memoria.

De Leal no recuerdo su destino final; quizás porque salí del lado de mis padres y me fui a vivir con mi hermano mayor, Tomasito, a San Cristóbal, y los vientos me llevaron por otros y muy variados caminos.

Estando como director de Comunicaciones y Recursos Humanos en el ministerio de Obras Públicas, cuando Miguel Vargas Maldonado era el titular de la cartera, conocí a un criador de perros de raza. Me obsequio un perrito que por fuerte llamaron “el Gordo”, pero debido a que hacia llamaba yo a uno de mis mejores amigos, le cambie el nombre. Comencé a llamarle Sansón, y con ese nombre lo envié a la escuela.

Ricky, un entrenador de perros de la dirección antidroga dominicana, lo tomó durante dos meses, y así lo hizo con Hércules, un pastor alemán puro.

A pesar de que Sansón era un cruce de perro Rottweiler con Dóberman, hizo una muy estrecha amistad con Hércules.

Cuando los recibí de regreso, era dos cachorros con una educación extraordinaria. A partir de ese momento fui yo quien comenzó a entrenarse, para “hablar” con mis perros guardianes, que velaban mi casa y mi sueño con gran celo. No eran agresivos, pero había que respetarlo y mantener la distancia con ellos, a menos que notaran que había llegado alguien desconocido para ellos, pero que era saludado por mí con demostración de afecto.

El perro sabe distinguir entre amigos de su amo y aquellos con los que “no hacemos sangre”. Ahí su actitud es de vigilante, como corresponde a un perro guardián.

Yo no sé qué ha sido de Ricky, mi entrenador favorito, pero encontré un amigo que me hizo una recomendación y si usted tiene perros y quisiera verlo comportarse como una mascota educada, envidiado por muchos, entonces voy a compartir con ustedes el enlace en que estoy aprendiendo las nuevas técnicas de educar a mis nuevos canes.

Esperando que disfruten la experiencia, aquí les dejo como entrar en contacto con esta escuela en la que no solo aprendemos a enseñar nuestros perros a comportarse, sino que con las lecciones nos divertimos muchísimo.

Atentamente,

Eulalio Almonte-Rubiera

Carta enviada por: Roberto Paulino | En Fecha: 2015-04-30
Asunto: A quien le importa lo que le está sucediendo en San Juan

Señor Director:

Se muy bien que este articulo no le llamará la atención a muchas personas porque no tiene un titulo que se refiera a la reelección de Danilo Medina o la convención ganada por Luis Abinader.

Pero tan bien se, que encontrará ojos que se detendrán a leerlo, serán aquellos ojos de quienes aman el medio ambiente, esos ojos de personas preocupadas por el planeta tierra, son los que le prestaran atención.

Me voy a referir en este escrito a lo que pasa en mi provincia San Juan frente a los cambios climáticos que desde hace un buen tiempo se vienen presentando en ella.

En los años 60 y 70 nuestros bosques eran abundante en todas nuestras montañas, llegando incluso existir grandes aserraderos para explotar la riqueza maderera existente en esa época.

La tala de arboles como pinos y caobas producían grandes claros en los bosques, que mas luego al no tener una política de restablecer los arboles cortados por nuevos, eran utilizados para el conuquismo.

Fue ese conuquismo fatal el que llevó a muchas de nuestras montañas a la desertificación total, debido a la quema de malezas, que con el fuego se encargaron de arrasar otras aéreas de bosques que fueron convertidos en ceniza.

Al ir desapareciendo los arboles, principalmente de la Cordillera Central, fueron desapareciendo junto con ellos miles de seres vivientes que se nutrían de los arboles, y que hoy muchos de ellos están en peligro de extinción.

Un árbol no es una cosa cualquiera, es prácticamente el don de la vida, son los arboles que convierten el dióxido de carbono responsable del calentamiento global en oxigeno.

Los arboles expelen vapor de agua que luego se convierte en nube, controlan la temperatura gracias a el follaje de sus hojas, retienen el agua de lluvia entre sus raíces para ir alimentando el caudal de los ríos.

Proporcionan alimentos y hogar a miles de seres vivos, amortiguan la caída de la lluvia para impedir el arrastre del suelo, evitando grandes aluviones que puedan arrasar con los poblados más a bajo de las montañas.

Si no hay arboles no habrá agua en los ríos, y por ende todos sucumbiremos muriendo de sed y sin poder producir alimentos irrigando las tierras de cultivos agrícolas.

Casi, casi, San Juan está llegando a ese feo panorama si no se frena de inmediato el conuquismo en nuestras montañas, cada año van desapareciendo miles y miles de tareas de bosques consumidas por el fuego destructor.

San Juan era un lugar con agradable clima, de crudos inviernos, de ríos de muchas aguas, bien templadas y de abundantes lluvias, hoy la temperatura es alta, los ríos han menguado sus caudales y se prolongan las sequias.

Los inviernos de los años 60 y 70, en donde cada mañana los habitantes de esa época, cuando hablábamos surgían una especie de humo por el choque del calor de nuestro aliento con el aire del invernal frio.

Los ríos estaban preñados de distintas especies acuáticas, tales como: camarones, tilapias, carpas, guabinas, sagos, roncadores, lizas, morrones, dajaos, jaibas y anguilas.

En nuestros bosques habitaban las palomas ceniza y coronita, la perdiz, las tórtolas alas blancas, la tortola colorada, las rolas y rolitas, el cuervo, los ruiseñores, los jilgueros, Julián Chivi, el carao, la gallina de agua, la yaguasa entre otras.

Todas esas especies se han ido de nuestras montañas gracias a las manos depredadoras del hombre, gracias a un simple palo de fosforo, que aunque es muy pequeño, es muy destructor en manos de quienes le dan un mal uso.

¿A quien o quienes le importara que aquí en San Juan, así como en otra parte del país, todos los arboles, junto con las aves y peces, desaparezcan para siempre?

Creo que es más importante prestar atención a los temas políticos, que fijar sus ojos en las montañas que se están quedando totalmente sin un solo árbol.

Nuestros ríos languidecen por la falta de agua, el ganado muere por la falta de pasto para comer, siembras de distintos rublos agrícolas se echan a perder por las largas sequias, y los acueductos disminuyen la distribución de agua para el consumo humano.

Todo el mundo aquí en San Juan sabe la causa de lo que pasa en nuestro hermoso valle, desde el más simple ciudadano hasta el más grande de los funcionarios estatales.

Uno se pregunta ¿se le esta buscando solución al problema? ¿Se piensa detener el conuquismo de una vez y para siempre? ¿Qué medidas se están adoptando para frenar la quema y tala de arboles?

Muchos de los responsables para cuidar el medio ambiente no se están dando cuenta que los ríos que eran de aguas muy frías como el Mijo, Las Cuevas, Jinova, Yaque y San Juan, han aumentado sus temperaturas.

Nuestras autoridades no perciben que se van los meses con solo dos o tres pequeñas precipitaciones lluviosas, que aquí solo caen abundantes lluvias cuando pasa un fenómeno atmosférico.

No se están dando cuenta que nos estamos quedando sin aves, reptiles, mamíferos y peces, que cada día las tierras de cultivos producen menos por la falta de agua.

No asimilan que nos estamos achicharrando producto de las altas temperaturas, las cuales aumentan las muertes por infartos cardiacos, no observan que las lluvias se han ido muy lejos.

Solo basta para recordar las sabias palabras de aquella profecía de los indios Cree, la cual transfiero para que tal vez tomemos conciencia de lo que pasa en las montañas de San Juan:

Solo cuando se haya talado el ultimo árbol, sólo cuando se haya envenenado el ultimo rio, sólo cuando se haya pescado el ultimo pez, solo entonces descubrirá el hombre que el dinero no es comestible.

Atentamente,

Roberto Paulino
El autor es Comunicador. Reside en San Juan de la Maguana.

Carta enviada por: José Medina Fleury | En Fecha: 2015-04-29
Asunto: Vincho y su renuncia

Señor Director:

El renombrado abogado Mario Vinicio Castillo , alias Vincho, dijo "estoy triste, triste, muy triste" para manifestar su angustia por una modificación de la Constitución que permita la reelección del presidente Danilo Medina.

Por esa misma razón el presidente de la Fuerza Nacional Progresista -FNP- anunció que renunciará a la alianza que tiene con el Gobierno "ante un intento contra la Constitución para restaurar la reelección sin referéndum".

Convencido estoy que para el Partido de la Liberación Dominicana -PLD- el hecho de que renuncie o no le da un comino puesto que el aporte de ese grupúsculo es pírrico por no decir nulo.

Además dudo que renuncie, pues el destacado jurista siempre ha sido un invitado en la mesa del banquete.

La primera invitación se la extendió el dictador Trujillo cuando después, siendo Vincho un joven abogado, de haber pronunciado aquel elocuente y lisonjero discurso el 19 de julio de 1959 en el parque Duarte de San Francisco de Macorís, lo nombró diputado.

A partir de esa fecha al doctor Castillo no le ha faltado una invitación en los diferentes colores de los banquetes que se han celebrado cada cuatro años. Y como está acostumbrado a participar a esas actividades gastronómicas, pongo en tela de juicio que se ausente.

Atentamente,

José Medina Fleury

Carta enviada por: Leonardo Plata | En Fecha: 2015-04-05
Asunto: No nos callarán

Señor Director:

En este día especial, quiero felicidades a todos los periodistas y comunicadores que día a día salen a las calles, en buscan de las informaciones para darla a conocer con objetividad y veracidad, ya que son dos factores pilares de este ejercicio.

Dijo una vez, ese gran luchador por los derechos civiles en los Estados Unidos, pero que su valor y forma pacífica de protesta, repercutió en el mundo entero, me refiero a Martin Luther King, cuando expresó: “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos”, por eso el ejercicio periodístico constituye una tarea difícil y de mucho peligro, porque enfrenta grandes intereses personales, políticos y económicos, abusos de poder, a través de las denuncias que realizamos en los diferentes medios de comunicación.

Sabemos el desafío que nos toca enfrentar, las fuerzas inicuas y oscuras que buscar callar nuestras voces y quitarnos nuestras plumas para escribir, pero somos parte fundamental del sostén democrático e institucional de cualquier nación, y es por eso que más que un trabajo, es un deber moral ya que no podemos convertirnos en cómplices silente antes las acciones de malos y execrables ciudadanos, que por favores y prebendas, son capaces de vender el futuro de la patria.

El periodismo es un oficio al servicio de los mejores interés de toda sociedad, busca oriental, educar, alertar, y quienes lo ejercemos, nos exponemos a todo tipo de arbitrariedades, chantajes, propuestas indecorosas y hasta pagamos con nuestras vidas cuando somos capaces de defender la verdad y el bien colectivo.

Ojalá que algún día, la verdad, sea guía imperecedera de nuestro ejercicio, se que la mayoría somos capaces de hacer las cosas apegado a la verdad y a la honestidad, para ver el sueño que siempre anhelamos todos y cada unos de los dominicanos y dominicana, tal y como lo soñaron nuestros padres fundadores de esta patria, de Duarte, Mella, Sánchez, Luperón, Caamaño, Fernádez Dominguez, Manolo Tavarez Justos entre otros patriotas que ofrendaron sus vidas, para que hoy podamos trillar el camino de las justicia, de la verdad, de la democracia, para alcanzar el sueño de DIOS, PATRIA Y LIBERTAD.

Atentamente,

Leonardo Plata
Periodista

Carta enviada por: José Medina Fleury | En Fecha: 2015-04-01
Asunto: Haced como Zaqueo

Señor director:

Zaqueo era un hombre que había sido designado por los romanos como recaudador de impuestos, con esta actividad se hizo rápidamente rico, pues tenía como norma pedir más dinero del que le exigían sus jefes. Logró acumular una gran fortuna de manera deshonrosa.

Producto de esa ilícita e injusta acción, Zaqueo se ganó el desprecio de los habitantes de su pueblo, quienes, a la vez, lo calificaron como pecador. Era una persona despreciable como consecuencia de su cuestionable conducta.

Pero este publicano tenía en su consciente el interés de conocer al Nazareno, motivado tal vez por los milagros que hacía, porque es el Mesías... Se enteró que Jesús iba entrar a la ciudad de Jericó y puso en práctica su disposición.

Y así ocurrió. Jesús entró a la ciudad de Jericó acompañado de una multitud que lo seguía, pero Zaqueo tenía una condición que no le era fácil verlo. Tenía una estatura reducida e ideó, para cumplir su deseo, encaramarse en un árbol donde el Nazareno lo alcanzó a ver y le dijo: "Zaqueo, baja pronto porque conviene que hoy me quede en tu casa". Todos se sorprendieron, pues el Señor entraría a la casa de un pecador.

"Señor, doy la mitad de mis bienes a los pobres y si es defraudado en algo a alguien, le devuelvo cuatro veces más", le expresó Zaqueo en el interior de su vivienda

En sus palabras, el recaudador le da a entender al Señor su arrepentimiento de poseer una riqueza mal habida, obtenida del abuso de su cargo.

Jesús, al escuchar su remordimiento dice lleno de gozo: "hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues también éste es hijo de Abrahán".

Esto es, todos tenemos la oportunidad del perdón, de la salvación, siempre y cuando procedamos al arrepentimiento, no sólo por tener fortuna de manera fraudulenta por posición burocrática, sino en general, desobedecer los postulados establecido por el Nazareno

De manera que todo aquel que posea riqueza ilegítima, que se mire en el espejo de Zaqueo y siga sus pasos. Ya lo dice el versículo Marcos 10:25 "Más fácil pasa un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios". Todo tiempo es indicado para el perdón, aprovechemos este período en el que Jesucristo murió por nosotros para pedirlo.

Atentamente,

José Medina Fleury

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>