Lunes  27 de Marzo de 2017 | Última actualización 08:26 PM
Cartas recibidas
Carta enviada por: José Medina Fleury | En Fecha: 2015-02-07
Asunto: De fuera vendrán y de casa te echaran

Señor Director:

Cuando una persona le ofrece a otra su apoyo implícito o directamente, lo estimula a continuar hacer lo que está ejecutando o lo que tenía en proyecto realizar, sea bueno o malo, pero cuando usted está consciente de que lo que está haciendo es malo, no debe de secundarlo, por el contrario, desalentarlo. Lo que es malo, es pernicioso como quiera que se interprete, como quiera que se vea y más aún cuando el daño afecta a un conglomerado humano.

No puedo bajo ninguna circunstancia apoyar o estimular a personas que intentaron asesinar al presidente, elegido democráticamente, del país donde nací.

No puedo bajo ninguna circunstancia apoyar a personas que viven de manera ilegal en el país donde nací que quemen o se pasen por el trasero la enseña nacional que representa el Estado de mi lar nativo. Tampoco que sea pisoteada.

No puedo ni directa ni de manera implícita secundar a personas constituida en turba que secuestraron y apedreen la representación consular de mi país en otro territorio.

No puedo ni de manera implícita ni directa apoyar o alentar a nada a personas que después que se le dio de comer (y se le sigue dando) paguen con la ingratitud y la agresión. A que hagan como los gatos: bajan la cabeza para no ver las manos que los alimentan.

No puedo callar frente a tantas barbaridades de personas extrañas que con derechos constitucionales limitados o nulos se crean dueños y señores de un territorio que no les pertenece, y nuestras autoridades "ciegas y mudas". Sin embargo, espero que no sea tarde y que no se cumpla la sentencia del refranero popular, "de fuera vendrán y de casa te echaran".

Atentamente,

José Medina Fleury

Carta enviada por: Felipe Lora | En Fecha: 2015-02-04
Asunto: Conversando con la Izquierda

Señor Director:

La Izquierda de hoy

Camaradas,

Situaciones y calamidades extremas, como las que existen y ocurren en RD ameritan o exigen soluciones extraordinarias. Es hora de empoderarnos y cumplir con nuestro compromiso.

Hay quienes creen que, como izquierdistas, no hemos dado muestra de estar a la altura de nuestras responsabilidades.

Algunos nos acusan de que mostramos, con nuestra conducta, no sólo la falta de fe en el movimiento revolucionario, sino también nuestra resignación ante el actual estado de las cosas. Nos acusan de exhibir conductas y actitudes que se asemejan más a la de un reformista que a la de un revolucionario.

Muchos de nuestros detractores sacan sus conclusiones basados en la versión burguesa del pasado reciente o en las descabelladas acciones de quienes, buscándose una senaduría o una alcaldía, se visten de revolucionarios buscando el reconocimiento de las masas, para luego destaparse como “uno más que usó la política para su propio beneficio”, desprestigiando aún más el movimiento izquierdista.

Quizás esta errónea percepción es el resultado de las innumerables embestidas que la izquierda dominicana ha sufrido, de parte de los que representan a los enemigos del pueblo.

Algunos nos critican, quizás, porque ignoran los estragos por los cuales ha atravesado la izquierda dominicana desde la época de los cincuenta. Ignoran que la izquierda actual, la izquierda de hoy, es el resultado una izquierda que fue perseguida, exilada, encarcelada, torturada, traumatizada y cruelmente asesinada.

Quizás, nosotros mismos, nos hemos olvidado de que nuestros mártires vivieron en una época mucho más difícil. Vivieron en una época donde el simple hecho de pertenecer a la izquierda o de ser abiertamente marxista, se convertía automáticamente en pena de muerte, como ocurrió con aquellos jóvenes que, por demostrar su devoción e incuestionable dedicación a la causa revolucionaria, fueron blanco de las embestidas del capitalismo opresor que se empeñaba en “evitar” otra Cuba.

Sin embargo, esos acontecimientos no explican la falta de coincidencia que existe entre los que hoy representamos a esos mártires. Al contrario, esos hechos deberían servirnos de inspiración para trabajar sin descanso por la consolidación del movimiento hasta convertimos en una opción de fuerza capaz de deshacernos de las escorias que nos detienen y, junto al pueblo, capaz de alcanzar el poder.

Debemos abrir el portal de las conversaciones francas y sinceras sobre nuestra realidad histórica. Debemos salir de nuestras guaridas y extenderle la mano a quienes, por sus acciones, se han posicionado a la izquierda del pueblo.

Camaradas, situaciones y calamidades extremas, como las que existen y ocurren en RD ameritan o exigen soluciones extraordinarias. Comencemos la lluvia de ideas, recopilemos las que son innovadoras y factibles y con sangre nueva en la vanguardia, lancémonos a la difícil tarea de conquistar el apoyo del pueblo pues, sólo así, podremos terminar la tarea iniciada por nuestros mártires.

Felipe Lora

Carta enviada por: Leonardo Plata | En Fecha: 2015-01-28
Asunto: Así no, Peña Rubio

Señor Director:

BARAHONA.- Las fechas patrias, la conmemoración de actos o nacimientos de patriotas y otros héroes que se realiza cada año en nuestro país, revisten de todo el respeto y toda la solemnidad que ese momento o ese día debemos guardar, todos los dominicanos y dominicanas.

Jamás debemos aprovechar actos de esta gran magnitud y significado histórico del pueblo dominicano para contaminarlo con expresiones políticas en tono despectivo contra otras figuras públicas, sólo porque nos adversa en términos políticos.

Traigo este comentario a colación, ya que el pasado 26 de Enero, un día tan memorable y tan significativo para todos los dominicanos y dominicanas, que sin importar diferencias ideológicas, partidarios o criterios diferentes, debemos guardad todo el mismo respeto y veneración, ya que ese días se conmemora el natalicio de nuestro padre fundador de la República Dominicana, Juan Pablo Duarte y Diez.

Pero lo que empezó como un buen discurso de motivación patriótica, por parte del señor gobernador, el mismo irrespetó ese día tan sagrado y solemne, para profesar palabras despectivas, en con un matiz políticos en contra de uno de sus adversarios de partido por la dominación senatorial, el honorable señor gobernador, con todo el respeto que se merece su investidura, sorprendió a todos los presentes, en su intervención del 26 de Enero, cuando le tocó el discurso central, el mismo dijo “Que a uno que no es barahonero, no puede sentir como un barahonero, a uno que viene de lejos no puede querer más a Barahona, que uno que haya nacido y criado en Barahona.

Conocemos de la honorabilidad, de la decencia con que siempre se ha manejado el gobernador Pedro Peña Rubio, pero en ese días tan sagrado, tan cargado solemnidad, se le fue la mano, contaminó su bien iniciado discursos, porque se dejó llevar y dominar de la emoción política del momento.

Aunque no mencionó ningún nombre, es sabido que se refirió a un pre candidato a l misma posición que el aspira, el momento, el lugar, no era el escenario para de denotar y descalificar a nadie en particular, porque al final, quien resulta descalificado y denotado, es quien actúa con actitud despectiva contra su semejante.

Ojalá que este tipo de comentarios inapropiados no se vuelvan a repetir en actividades conmemorables de mucho significado para el pueblo dominicano, sobre todos para los barahoneros y barahoneras, quienes somos responsables de elegir a quien nos representarán o no ante los cargos electivos que se avecina.

Atentamente,

Leonardo Plata

Carta enviada por: Leonardo Plata | En Fecha: 2015-01-28
Asunto: Juan Pablo Duarte, Ejemplo de Patriotismo y Coraje

Señor Director:

La historia de los pueblos la hacen los hombres y mujeres comprometidos con las mejores causas para que la libertad, la justicia social prime sobre cualquier interés particular. Juan Pablo Duarte, hombre que abrazó la dignidad, el coraje, el desprendimiento y sobre todo el más alto sentimiento patriótico dominicano.

En este 26 de Enero, se conmemora el natalicio de un hombre que lo dio todo para que hoy los dominicanos exhibamos con orgullo la enseña tricolor donde están plasmadas las palabras sacrosantas de *DIOS, PATRIA Y LIBERTAD; por eso hoy todos los dominicanos y dominicanas debemos de venerar, respetar y seguir su ejemplo, su entrega y los ideales del dominicano que nos liberó de la opresión de la dictadura haitiana.

Juan Pablo Duarte, hombre visionario, que en sus ideas y acciones, forjó una patria libre de toda dominación extranjera, que fue capaz de entregarlo todo para que el pueblo dominicano hoy pudiera exhibir con orgullo y dignidad en lo más alto del cielo la Bandera Nacional.

Duarte hombre de fe inquebrantable y dignidad indomable, en todas sus acciones y estrategias, siempre evocaba el nombre del Dios todopoderoso, en quien creía con siego fervor.

La independencia de la República Dominicana, no hubiera sido posible sin el
sueño de de este hombre; por eso se comprueba que los sueños y las utopías
no son imposible de realizar.

Los pueblos necesitan de estos Quijotes que luchen en sus tierras para transformar sus propias herencias, sus realidades adversas, como lo hicieron estos grandes hombres Thomás Pine, Nerson Mandela, Martin Luther King, Ulises Francisco Espaillat, Enmanuel Sieyes y el Patricio Juan Pablo Duarte; ellos demostraron que las utopías y los sueños con voluntad, sacrificio y entrega, se pueden convertir en realidad y concretizar las verdaderas transformaciones sociales que requiere la sociedad.

Los dominicanos y dominicanas, debemos de asumir y definir nuestros propios sueños desde una posición crítica con nuestro pasado, que nos permita aprender de nuestros fracasos y nuestros errores como nación para no repetirlos.

Pero también debemos buscar en nuestros triunfos, nuestros aciertos y en lo más profundo de nuestros corazones la fuente eterna de de inspiración como la de Juan Pablo Duarte y Diez fue capaz de soñar una patria libre y soberana de toda potencia extrajera.

El mejor homenaje al Patricio que debemos hacer los dominicanos, es amar a la patria, poner los intereses del país por encima de los interés personales, es sacrificarse por ella, respetar las leyes y las instituciones, trabajar por el desarrollo y progreso de la nación, para de esta manera juntos lograr el sueño al que siempre aspiró nuestro libertador; al ser libre y vivir en una nación donde se respete el derecho de los demás, donde exista una mejor distribución de las riquezas, donde haya educación, salud, que todos tengamos iguales derecho de oportunidad y desarrollo, que nos permitan emanciparnos definitivamente de la corrupción, de la injusticia, y el clientelismo para así todos los dominicanos de buena voluntad alcanzar el sueño de

DIOS, PATRIA Y LIBERTAD.

Atentamente,

Leonardo Plata
Periodista

Carta enviada por: Freddy P. Galarza | En Fecha: 2015-01-18
Asunto: ¿Será una irresponsabilidad?

Señor Director:

New York, 17 enero, 2015.- A pesar de existir una litis judicial entre los ayuntamientos de la comunidades de Vicente Noble, el distrito municipal de Canoa y Jaquimeyes por la poseción de la mina de sal y yeso en Puerto Alejandro, Barahona, y una orden judicial para su cierre, núnca fue acatada por el alcalde de ésta última localidad.

Recientemente fallecieron en ese lugar los trabajadores Salvador García y Edgar Batista por los derrumbes de sacos de sal provocado por los temblores de tierra y réprica que se registraron en la zona y que se les puede achacar a las irresponsabilidades de todos los que están envueltos en dicho conflicto .

Ahora se destapa extrañado el fiscal del Distrito Judicial de Barahona, Yvan Ariel Gómez, al enterarse de las muertes de los obreros que no tenían que estar allí si se hubiese cumplido con la ordenanza de que esa mina permaneciera clausurada hasta tanto se resolviera su situación en los tribunales .

No dudo de lo dicho por el jóven fiscal de Barahona, lo que escucho de su gestión al frente de la fiscalía es saludable y aceptada por gran parte de aquella comunidad, pero hubo negligencia que causaron esas muertes de los trabajadores .

Ahora se alega después de producirse las muertes de esos obreros que el señor Domingo Milquiades Florían, alcalde de Jaquimeyes, desacató la orden judicial producida através de la sentencia 14-002441 que ordenaba el cierre de la mina porque supuestamente tiene jurisdicción privilegiada .

Aclaro que no entiendo esa parte de "jurisdicción privilegiada" . No acabo de entender tampoco como en un proceso judicial entre varias partes interesadas, una de ella en medio de una litis continúe sacando beneficios de la explotación minera de sal y yeso en esa zona en conflicto.

En el país, como vengo diciendo, hay que esperar que sucedan las desgracias para que se destapen la oscultacion de situaciones que el pueblo debería saber y estar informado antes de que sucedan acontecimientos lamentables .

Mientras los ayuntamientos de Jaquimeyes, Vicente Noble y el Distrito Municipal de Canoa, se pelean por la adquisición legal de esa mina de Puerto Alejandro, en Barahona, dos familias lloran las muertes de los trabajadores Salvador García y Edgar Batista, aplastados por el derrumbe de sacos de sal durante los temblores de tierra en las comunidades suroestana .

Atentamente,

Freddy P. Galarza
Periodista, radicado en Nueva York.

Carta enviada por: Felipe Lora | En Fecha: 2015-01-14
Asunto: También condeno el ataque a Charlie Hedbo

Señor Director

Sabiendo que no soy el único, quiero hacer público mi rechazo a las acciones, o a la falta de ellas, que han causado la muerte de niños, jóvenes y adultos quienes, con sus inesperadas partidas, han dejado una estela de profundo dolor entre los seres queridos que les sobreviven.

Yo rechazo el uso de la violencia o cualquier forma de terrorismo, especialmente cuando esta es usada con el objetivo de limitar el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la vida, el derecho a la integridad personal, el derecho a la igualdad o el derecho a la nacionalidad.

¿Y quién no repudiaría a las organizaciones o a los individuos que, apartándose de sus raíces, se convierten en los representantes del malogrado reformismo?

Me opongo tajantemente a todas las acciones que resultan en la franca violación de los derechos económicos, sociales y culturales de los ciudadanos que, forzados por estas terroristas acciones, se ven obligados a vivir segregados por la sociedad, en condiciones inhumana.

Repudio, además, las acciones tendientes a violar, reducir o limitar el derecho a la seguridad social, a la salud, a la educación y a un nivel de vida adecuado. También rechazo negarles el derecho a la vivienda, a la alimentación, al agua, al medio ambiente y al trabajo a los ciudadanos más indefensos por considerar estas acciones como acciones terroristas.

Sí, sabiendo que no soy el único, quiero hacer público mi rechazo a las acciones que causaron la muerte del joven Gilberto Antonio Reyes, quien por ejercer su derecho constitucional a la protesta fue asesinado, por miembros de la Policía Nacional, el 23 de octubre del 2013 en el populoso barrio santiaguero de Los Ciruelitos.

¿Quién no repudiaría las acciones de estos asesinos que, además de enviudar a María convirtieron en huérfanos a Taichas de 14 años, a Jeffry de 8 años y a Nayerlis de 6 años?

Oh, y también repudio el ataque a Charlie Hebbo.

Atentamente,

Felipe Lora
14 de enero del 2015.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>