Martes  12 de Diciembre de 2017 | Última actualización 02:07 PM
Por: Prensa Latina | 1:29 PM

LIMA, 12 diciembre, 2017 (PL).- Las sombras de la sospecha persiste hoy sobre el expresidente peruano Alan García, acompañadas por la percepción generalizada que lo considera corrupto, tras su elocuente presentación ante una comisión anticorrupción.

"Alan García confirmó ayer sus dotes de actor", opinó el destacado periodista César Lévano, en el diario Uno, mientras las críticas y el sarcasmo hacen blanco del exgobernante por su desempeño ante la comisión parlamentaria que investiga los sobornos de empresas brasileñas en Perú.

Ante interrogadores poco acuciosos, García proclamó una cristalina inocencia y negó o minimizó indicios que pueden incriminarlo, según sus críticos y trascendidos de una investigación que le hace el Ministerio Público por presunto lavado de activos.

Sostuvo que nada tiene que ver con un viceministro y otros altos funcionarios de su gobierno presos o prófugos por recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, por el contrato de construcción de dos tramos del tren eléctrico de Lima, obra a la que García impulsó e hizo seguimiento especial.

También alegó que las iniciales AG encontradas en el teléfono móvil del expresidente de esa compañía, Marcelo Odebrecht, no corresponden a su nombre, pese a que el empresario declaró a fiscales peruanos que sí se refieren a él.

"Ante el largo desfile de coimas bajo su presidencia, reiteró que él no ha recibido nada de los millones de dólares de soborno. A sus allegados y compañeros que jugaron el papel de cajeros de la corrupción, él, que los escogía y los elogiaba, ahora los llama felones, traidores", apunta Lévano.

Añade que el alegato de García equivale a que "Alí Babá sostenga que él no sabía lo que hacían los 40 ladrones", pues los funcionarios corruptos de su último gobierno pertenecían al Partido Aprista, del que "era el dirigente máximo y prepotente".

"No está lejano el día en que se conozca el tamaño real de su fortuna y el nombre de sus testaferros", agrega, tras señalar que la comisión que lo interrogó, controlada por la mayoría neoliberal fujimorista y por el aprismo, "no sirve para eso".

Por su parte, el parlamentario oficialista Juan Sheput declaró sobre la presentación de García que "Hemos tenido diez horas de verborrea y no ha dicho absolutamente nada" y criticó a los legisladores que lo interrogaron por no hacer preguntas adecuadas.

Según Sheput, la comisión realiza "una labor intrascendente, que no lleva a nada" y está "inmersa en la sociedad del espectáculo, en la cual no se profundiza, no se llega a detalles".

Al día siguiente que una encuesta verificó que 91,3 por ciento cree que el veterano político o su partido recibieron dinero de Odebrecht, García dijo al respecto ante la comisión: "No, jamás y debo declararlo enfáticamente. Ellos sabían con quien hablaban".

El veterano político radicado en España dejó tras sus dos gobiernos (1985-90 y 2001-06) una estela de denuncias de corrupción y juicios, todos frustrados por su habilidad y la de sus abogados y, según sus críticos, por la benevolencia del Poder Judicial o por la prescripción de las causas.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>