Lunes  22 de Abril de 2019 | Última actualización 09:32 AM
Por: Prensa Latina | 8:29 AM

COLOMBO, 22 abril, 2019 (PL).- La policía de Sri Lanka arrestó a 24 sospechosos de los atentados terroristas del domingo contra varias iglesias y hoteles del país, mientras que el número de muertos se elevó a 290, con alrededor de 500 heridos.

El portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, anunció que 24 personas permanecen en custodia policial en relación con los ocho atentados que golpearon a tres iglesias, cuatro hoteles y un complejo residencial, durante las celebraciones de la festividad cristiana del Domingo de Resurrección.

Seis explosiones ocurrieron de forma simultánea durante la mañana del domingo en tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital; otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental ciudad de Batticaloa.

Una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a un centenar de metros del zoológico de Dehiwala, a unos 10 kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

El domingo se implementó un toque de queda nacional que se levantó hoy a las 06:00, hora local, antes de que el personal de seguridad encontrara un dispositivo explosivo improvisado cerca del aeropuerto de Colombo.

Miembros del Ejército de Sri Lanka explotaron de manera controlada el artefacto detectado en las proximidades del Aeropuerto Internacional de Bandaranaike, el principal del país. La seguridad se reforzó en todos los lugares sensibles.

Al menos 32 extranjeros están entre los fallecidos en los atentados de este domingo y otros 30 fueron hospitalizados. Entre los muertos hay nacionales de Bélgica, Estados Unidos, China y el Reino Unido, entre otros países.

Se trata de uno de los actos más mortíferos de la historia de la nación isleña. Atentados de esta magnitud no ocurrían en Sri Lanka desde la guerra civil de 26 años entre la guerrilla tamil y el Gobierno, que finalizó en 2009 con saldo de más de 40 mil muertos.

El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, nombró un comité especial encabezado por un juez retirado del Tribunal Supremo para investigar los ataques y presentar su informe dentro de dos semanas.

Mientras tanto, las escuelas estarán cerradas hasta mañana, y las universidades lo harán hasta nuevo aviso.

Asimismo, el Gobierno impuso la prohibición de las plataformas de medios sociales como Whatsapp y Facebook para evitar rumores.