Miercoles  16 de Octubre de 2019 | Última actualización 04:00 PM
Por: ERNESTO VERA | 4:00 PM

LA HABANA, 16 de octubre, 2019 (PL).- Cuba se sumó hoy a la campaña internacional de recogida de firmas en reclamo de la liberación del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, víctima de un proceso judicial politizado.

En el acto de apertura oficial de la iniciativa, celebrado en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), su presidente, Fernando González, leyó la convocatoria que insta a trabajadores, estudiantes y pueblo en general a movilizarse en reclamo de justicia para el exmandatario suramericano.

González destacó el paralelismo de realizar este acto el día en que hace 66 años el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, asumiera su defensa tras el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, acciones que marcaron el inició de la última gesta liberadora en Cuba.

Lula en apenas ocho años de gobierno hizo más por su país que las élites dominantes que hoy lo condenan, dijo, y rechazó las persecuciones judiciales contra líderes de izquierda de la región.

Denunció que el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, muestra total subordinación a la Casa Blanca y ataca también a la Revolución cubana y a su colaboración internacional en materia de salud.

Resaltó, asimismo, que el pueblo brasileño y el mundo toma cada día más conciencia de la necesidad de luchar por la justicia.

En esta jornada de solidaridad, ya iniciada en toda Cuba, se celebran actos en los centros laborales y estudiantiles para demandar la libertad inmediata de Lula da Silva y se condena la estrategia para desacreditar a los líderes progresistas.

Asimismo, se firman planillas colectivas que, una vez culminado el proceso el próximo 28 de octubre, el ICAP entregará a la delegación brasileña que asistirá al Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, convocado del 1 al 3 de noviembre próximo en La Habana.

Lula, quien permanece encarcelado desde abril de 2018, se considera un preso político y mantiene una actitud de denuncia contra las irregularidades del proceso con el que se pretende mancillar el prestigio de las fuerzas de izquierda en la región.