Jueves  14 de Noviembre de 2019 | Última actualización 03:28 PM
Por: Prensa Latina | 1:12 PM

MEXICO, 14 de noviembre, 2019 (PL).- El imperio estadunidense es infatigable en la destrucción de la democracia y América Latina está en peligro mientras gobierne Donald Trump, alertó la víspera el embajador mexicano Hermilo López-Bassols, al analizar el golpe de Estado en Bolivia.

En entrevista con La Jornada, el embajador de carrera y exconsejero jurídico de México ante la Organización de Naciones Unidas, consideró que el golpe de Estado en el país sudamericano es un retroceso.

Mientras Donald Trump sea presidente de Estados Unidos, insistió, hay que tener la certeza de que estará maquinando algo en contra de los intereses democráticos de los países de América Latina.

Agregó que con la postura que adoptó la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador demostró que México ha depositado su principio de política exterior fundamental en la relación latinoamericana de forma muy acertada.

López-Bassols consideró que el país "puede abanderar alguna de las causas principales de reivindicación social, que es la plataforma de los movimientos de izquierda en América Latina (?) Somos una bandera mediadora en los conflictos entre la extrema derecha y la extrema izquierda".

Por separado, el embajador en retiro Sergio J. Romero Cuevas expuso que el golpe de Estado en Bolivia se preparó con antelación, porque no había concluido el proceso electoral cuando la Misión de Observación de la OEA ya había recomendado una segunda vuelta. Se trataba de acabar con el gobierno de Evo de cualquier manera.

Romero Cuevas consideró que al otorgar asilo al expresidente Evo Morales México está ejerciendo su derecho, le pese a quien le pese.

En tanto, José Briceño y Fernando Neira Orjuela, del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México, consideraron que la invitación de los militares a Morales Ayma a abdicar de la presidencia de su país representa un golpe de Estado y significa un retroceso político para la región.

Briceño indicó en conferencia de prensa que durante décadas Latinoamérica ha luchado para establecer instituciones democráticas ¿aún frágiles?, llevar a los militares a los cuarteles y sacarlos de la vida política. Agregó que las fuerzas militares no deben ejercer el poder político, para ello están los civiles y las democracias.

Dijo que uno de los golpistas, Luis Fernando Camacho, reúne todas las características de un liderazgo de nueva extrema derecha que surge en el mundo, no sólo en Latinoamérica. Esto implica que Bolivia giraría a una zona de influencia brasileña y estamos ante un escenario de inestabilidad para la región, apuntó.