Jueves  23 de Mayo de 2019 | Última actualización 02:27 PM
Por: Editor de Internacionales | 5:12 PM

KABUL, 29 may.- Las autoridades de Afganistán afirmaron el viernes que sus fuerzas y las tropas de Estados Unidos mataron a 53 militantes islamistas en un nuevo brote de violencia en el país asiático, que también dejó once soldados y civiles muertos.

Un balance previamente facilitado por el ejército estadounidense cifró los rebeldes muertos en la oleada de violencia en 35.

El enfrentamiento más duro tuvo lugar el jueves, cuando las tropas afganas y estadounidenses fueron atacadas por rebeldes mientras patrullaban la sureña provincia de Zabul, informó el ejército de Estados Unidos.

"Las fuerzas combinadas respondieron al fuego y pidieron apoyo aéreo, matando a 35 (militantes) e hiriendo a 13", señaló en un comunicado.

El resto de los militantes huyeron y los heridos fueron atendidos y puestos bajo custodia del ejército afgano, añadió la nota.

El ejército estadounidense no pudo especificar si los militantes eran presuntos talibanes o miembros de un grupo que actúa en Zabul y en otras provincias del sur de Afganistán.

Fue imposible confirmar de fuentes independientes el ataque de Zabul, que tuvo lugar concretamente en el distrito de Daychopan, fronterizo con el Baluchistán paquistaní donde tienen sus bases los militantes extremistas.

Afganistán vive desde hace dos años un recrudecimiento de la insurrección de los talibanes, que gobernaron el país entre 1996 y 2001. Miles de soldados, en su mayoría estadounidenses, están desplegados en el país y ayudan a las autoridades afganas a luchar contra los extremistas, que en las últimas semanas intensificaron sus ataques.

El viernes también se registró un combate de dos horas en la provincia de Badghis, en el noroeste del país, fronteriza con Turkmenistán, informó el gobernador provincial.

Los extremistas tendieron una emboscada a las tropas afganas que fueron al pueblo en respuesta a una invitación para mantener una reunión con los responsables del pueblo, explicó el gobernador Delbar Jan Arman.

Seis soldados murieron y cinco resultaron heridos. Asimismo, 18 talibanes perecieron y muchos otros sufrieron heridas, agregó.

Por el momento ninguna fuente independiente confirmó esas cifras.

Las autoridades afganas también informaron de varios otros ataques relacionados con la insurgencia.

En la ciudad de Jost (este) se produjo la primera muerte de uno de los más de 3.000 candidato de las elecciones para renovar 34 consejos provinciales de agosto. El candidato murió a última hora del jueves cuando una bomba hizo saltar su coche por los aires, declaró el portavoz del gobierno provincial Jochai Nasiri.

Hasta ahora, otros dos candidatos a las provinciales habían sido secuestrados, si bien uno de ellos fue liberado poco después.

La preocupación de las autoridades afganas por la seguridad de las provinciales, sobre todo ante las amenazas de los talibanes al respecto, conllevó el despliegue de miles de soldados occidentales adicionales.

También en Jost, unos desconocidos armados secuestraron a un ingeniero turco el jueves, informó a la AFP la policía de la provincia. Por el momento se desconoce si los secuestradores son talibanes.

Asimismo, los talibanes reivindicaron un ataque contra un convoy con apoyo logístico para las tropas extranjeras en la sureña provincia de Zabul, el viernes.

Diez de los vehículos ardieron y cuatro conductores resultaron muertos, dijo el jefe de la policía provincial, Abdur Rahman Sarjang.