Jueves  02 de Abril de 2020 | Última actualización 08:47 AM
Por: Editor de Internacionales | 10:33 PM

VILLA TUNARI, Bolivia.- La disputa provocada por un acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos ha puesto a prueba a las democracias de Sudamérica, dijo el sábado el presidente brasileño Luiz Inácio da Silva.

A seis días de una cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) para debatir el acuerdo que permitiría la instalación de militares del país norteamericano en siete bases colombianas, Lula dijo que Sudamérica debe enfrentar la situación con unidad y actitud pacífica.

El mandatario brasileño se refirió a la cumbre de la Unasur prevista para el 28 de agosto en el centro turístico argentino de Bariloche durante una breve visita al presidente Evo Morales en Chapare, la principal zona productora de coca de Bolivia.

"En Bariloche tenemos la gran oportunidad de mostrar que Sudamérica está construyendo su democracia y su prosperidad, y que estamos trabajando para que reine la paz en Sudamérica", dijo Lula en un emotivo discurso ante millares de cocaleros.

Morales, quien en sus tiempos de sindicalista cocalero de Chapare sufrió represiones comandadas en algunos casos por agentes estadounidenses, reiteró su rechazo al acuerdo entre Bogotá y Washington, calificándolo como "una traición a la liberación de los pueblos".

"Lo digo no por una razón de pensamiento sino de sufrimiento", aseguró el líder indígena boliviano.

"Ahora nos toca defender la soberanía y la dignidad de toda Sudamérica, de toda Latinoamérica. Ahí no claudicamos", agregó.

GOLPE EN HONDURAS

Lula destacó la "revolución pacífica en democracia" que lidera Morales, al condenar nuevamente el golpe de Estado de junio pasado contra el Gobierno del presidente Manuel Zelaya en Honduras.

"La revolución en curso en Bolivia refuerza mi seguridad de que debemos rechazar todo acto de fuerza (...). Debemos condenar con vehemencia el retroceso político en Honduras y exigir el retorno inmediato e incondicional del presidente Zelaya a sus funciones", afirmó.

Morales aplaudió esta declaración y auguró un pronto fin de la "dictadura" que, según sostuvo, se ha instalado en Honduras con apoyo de la base militar estadounidense de ese país centroamericano.