Martes  07 de Julio de 2020 | Última actualización 08:00 PM
Por: Editor de Internacionales | 7:38 PM

SAN SALVADOR, 1 sep.- El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo hoy que no cederá ante presiones ni tomará medidas bajo chantaje, al rechazar los recientes bloqueos de vías y las advertencias de sectores de la oposición que condicionan su apoyo al Gobierno.

"Quiero decirles a los amigos y amigas que han estado al frente de estas protestas que no hace falta cortar una ruta, una calle, una avenida, para que el Gobierno, mi Gobierno, escuche sus demandas", dijo Funes durante la inauguración del "mes cívico" en El Salvador en la localidad de Suchitoto, 44 kilómetros al norte de la capital.

El presidente salvadoreño, que hoy completa sus primeros tres meses de gestión, indicó que el pueblo tiene derecho a expresar su insatisfacción y anticipó que su Gobierno no perseguirá a nadie, pero que no puede tolerar acciones que violan otros derechos.

"No hace falta entorpecer el tránsito de miles y miles de trabajadores y trabajadoras que son quienes sufren las consecuencias de estos actos insolidarios y sin sentido", sostuvo, en alusión a las recientes protestas de campesinos y otros sectores.

"Y mi Gobierno no cederá a las presiones ni tomará medidas bajo chantajes", agregó el mandatario durante este acto, que abre los festejos del 188 aniversario de la Independencia Centroamericana, producida el 15 de septiembre de 1821.

Funes aseguró que su Gobierno "está abriendo una nueva etapa en la vida nacional, marcada por la búsqueda del diálogo, el consenso, la paz, la solidaridad y la seguridad para todos".

"Que se sepa en todo el país, que se escuche en cada hogar: no queremos más violencia, no queremos más intolerancia, no queremos más enfrentamientos", señaló.

Anunció que apoyará a "todos los alcaldes independientemente de su signo ideológico, de su bandera partidaria".

"No tengo ningún problema en aportar a iniciativas promovidas por alcaldes de otros partidos políticos, si estas iniciativas son viables técnica y financieramente hablando", detalló.

Funes se pronunció en este sentido en un momento en el que dirigentes de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha) han puesto condiciones a su apoyo en el Congreso para sacar adelante temas como el presupuesto para 2010 o la aprobación de préstamos internacionales.

Los diputados de ARENA piden que se apoye la construcción de bóvedas en distintas quebradas y la implementación de una línea de autobuses articulados en San Salvador.

Estos planes fueron las principales promesas de campaña de Norman Quijano, quien ganó por ARENA la alcaldía de San Salvador, que permaneció 12 años en manos del ahora gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

"No me chantejeen diciendo que tengo que apoyar proyectos de un determinado alcalde para de esa manera tener el apoyo y respaldo de ustedes", expresó.

Funes, quien se convirtió desde el 1 de junio en el primer presidente de izquierda en la historia salvadoreña, dijo que durante su gestión han trabajado en afianzar la gobernabilidad.

"En 100 días se han abierto las puertas de Casa Presidencial a todos los sectores políticos, económicos, sociales y eclesiásticos para entablar un diálogo como jamás había habido en el país", resaltó.

Señaló que próximamente instalará el llamado "Consejo Económico y Social", que integrará a delegados de movimientos sociales y sindicatos, del sector empresarial, del ámbito académico y del Gobierno para acompañar las medidas del Ejecutivo.

Al acto en Suchitoto asistió el gabinete de Gobierno, el presidente de la Asamblea Legislativa, Ciro Cruz Zepeda, y representantes diplomáticos.