Viernes  10 de Abril de 2020 | Última actualización 10:44 PM
Por: Editor de Internacionales | 6:01 PM

MADRID, 14 may.- El gobierno español presentó el jueves un plan de reforma de la ley de aborto, que incluye el aborto libre hasta la semana 14 de gestación.

El proyecto, que debe ser aprobado por el Parlamento, augura varios meses de intenso debate, debido a la oposición de la Iglesia Católica y los partidos conservadores.

Además, el Partido Socialista del presidente José Luis Rodríguez Zapatero no cuenta con mayoría parlamentaria, por lo que deberá buscar alianzas con los grupos minoritarios si quiere sacar adelante el plan.

La ley actual del aborto en España data de 1985 y permite la interrupción hasta la semana 12, si es un embarazo por causa de violación, y hasta la 22, si hay un riesgo vital para la madre o el feto.

El gobierno, siguiendo las recomendaciones de un comité de expertos, propuso autorizar el aborto libre hasta las 14 semanas, y permitir el aborto hasta la semana 22 en caso de que el médico diagnostique un riesgo serio para la vida del bebé o la madre.

Más allá de la semana 22, se permitiría el aborto si el doctor detecta una malformación en el feto que sea incompatible con la vida.

"Lo mas importante de esta ley, lo que busca, es salvaguardar la dignidad de la mujer. Ese es su espíritu de principio a fin", dijo la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega tras la reunión semanal del gabinete.

Uno de los artículos más controvertidos es la de rebajar de los 18 a los 16 años la edad en la que se puede interrumpir la gestación sin necesidad de un permiso paterno.

El texto, similar al de la mayoría de países de la Unión Europea, también contempla eliminar el aborto como delito del código penal.

Actualmente una mujer puede ir a prisión si aborta fuera de los márgenes que delimita la legislación vigente.

"El resultado es una ley razonada, ponderada, en línea con la realidad española de hoy", insistió De la Vega. "Con la legislación que rige en la mayor parte de los países de nuestro entorno y con las recomendaciones de los organismos internacionales".

El conservador Partido Popular y la Iglesia Católica, con una fuerte influencia en la vida social española, están en contra de esta reforma y se espera que en los próximos meses muestren su malestar con la ley.

En 2008 se practicaron más de 100.000 abortos en España, una de las tasas más altas en Europa. La mayoría se realizaron en el primer trimestre del embarazo.