Jueves  13 de Agosto de 2020 | Última actualización 09:45 AM
Por: Editor de Internacionales | 8:15 AM

WASHINGTON, 22 abr.- La Administración de Alimentos y Drogas de EEUU (FDA) dio hoy vía libre a la venta sin receta médica de la píldora del día después a mujeres mayores de 17 años.

El organismo del Gobierno de EEUU hizo el anuncio después de que un tribunal federal ordenara el mes pasado que la píldora del día después (conocida como Plan B) se vendiera libremente a las mayores de esa edad.

Un comunicado de FDA indicó que "el Gobierno no apelará a esa decisión".

Agregó que en consecuencia ha notificado al fabricante de Plan B informándole que puede comercializar la píldora a mujeres de 17 años o mayores.

La píldora que se administra después de las relaciones sexuales es fabricada por la farmacéutica Duramed Research, en Bala Cynwyd, estado de Pensilvania.

Sus componentes ponen fin al desarrollo del óvulo fertilizado y cuando se le usa hasta 72 horas después de esas relaciones puede reducir el riesgo de embarazo en casi un 90 por ciento, según sus fabricantes.

Sin embargo, los críticos de la píldora del día después señalan que los efectos de la medicina son equivalentes a un aborto provocado y se oponen a la venta libre y sin receta médica.

En agosto de 2006 la FDA había aprobado la venta sin prescripción médica a mujeres mayores de 18 años. Las menores de 17 años debían contar con una receta médica.

Al dar a conocer la orden el juez federal Edward Korman manifestó que no tenía ningún propósito útil seguir privando a las mujeres de 17 años el Plan B sin receta médica.

Añadió que carecía de toda credibilidad la justificación de la FDA de que no se podría aplicar el límite de 17 años.

La decisión de la FDA de no apelar a la orden del tribunal fue de inmediato aplaudida por la Federación Estadounidense de Planificación Familiar.

Su presidenta, Cecile Richards, señaló que la aprobación constituye "un enérgico mensaje de que la salud de las mujeres estadounidenses está antes de que la política".

Añadió que la decisión ayudará a reducir el número de embarazos no deseados y protegerá la salud y seguridad de todas las mujeres.