Viernes  19 de Julio de 2019 | Última actualización 05:56 AM
Por: Prensa Latina | 9:21 AM

SAN JUAN, 16 de Julio, 2019 (PL).- El gobernante puertorriqueño Ricardo Rosselló descartó un abandono del cargo, mientras prosiguen hoy por cuarto día las manifestaciones en su contra en el Viejo San Juan.

"Ya tomé la decisión y la reitero: voy a continuar trabajando para el pueblo de Puerto Rico", dijo durante una rueda de prensa que se prolongó por dos horas y media sin que sustanciara su postura mientras trataba de argumentar que lucha contra la corrupción.

Rosselló consideró que su permanencia en la gobernación "es lo mejor para Puerto Rico", pese a reconocer la magnitud y la importancia de las manifestaciones en su contra.

Al insistir a lo largo de su encuentro con los periodistas insistió en que no renunciará, volcó su frustración contra la virulencia de las protestas por lo que hizo un llamamiento a detener la violencia que se produjo en la noche del lunes, a la vez que se declaró inocente de cualquier delito.

Rosselló anunció que hará cambios para tener el mejor gobierno que podamos tener; quiero presentar iniciativas de cambio para el beneficio de la isla, voy a continuar en mi trabajo.

'Mi gran responsabilidad con el pueblo de Puerto Rico es continuar trabajando', expresó el gobernador ignorando el reclamo general de que renuncie.

Acerca del posible proceso de residenciarlo al que podría verse sometido, señaló que "no responderé a hipótesis", y se aferró a su absoluta inocencia, al asegurar que de la conversación en el chat de Telegram, que desató la furia del país junto a los casos de corrupción, no se desprende la comisión de delito alguno.

Reveló que se analizó legalmente el contenido del chat, que utilizaba con sus más cercanos ayudantes y colaboradores, y que no se encontró ninguna transgresión de ley, aunque algunos reconocidos abogados han hallado diversos delitos.

Rosselló rehusó revelar quién hizo el análisis de las 889 páginas del chat de Telegram, donde se pone de relieve su misoginia, homofobia y prejuicios contra los pobres, al punto de burlarse hasta de los muertos del huracán María en septiembre de 2017.