Viernes  19 de Julio de 2019 | Última actualización 05:56 AM
Por: MANUEL ROBLES SOSA | 4:05 PM

LIMA, 16 de Julio, 2019 (PL).- El expresidente neoliberal peruano Alejandro Toledo fue detenido hoy en Estados Unidos, con lo que se inició el proceso de su extradición para su juzgamiento aquí por corrupción, informó hoy el Ministerio Público de Perú.

La Unidad de Cooperación Judicial Internacional de ese organismo, precisó que la detención del exgobernante (2001-06), implica un posible mandato de extradición.

"El exmandatario se encuentra en su primera comparecencia ante las autoridades judiciales norteamericanas, como parte del proceso orientado a lograr su retorno al país", añade el informe.

Fuentes judiciales agregaron que en la audiencia se decidirá el plazo de su detención, sin descartarse su libertad bajo fianza y destacaron que el proceso de extradición se ponga en marcha tras una larga espera desde la solicitud del Estado peruano, planteada en febrero de 2018.

El exabogado de los expresidentes Alberto Fujimori y Ollanta Humala, César Nakazaki, dijo que en adelante se librará una batalla legal por la extradición, para la cual Toledo cuenta con influyentes abogados, por lo que el Estado peruano debe contratar uno de alto nivel.

El abogado del exgobernante, Heriberto Benítez, sostuvo que el arresto de su cliente es un procedimiento regular y no significa que la extradición haya sido aprobada, pues será debatida en un juicio.

La fiscalía peruana pidió el mes pasado 16 años y ocho meses de cárcel para Toledo y su esposa belga, Eliane Karp, al acusarlos formalmente de lavado de activos, tras una larga pesquisa iniciada en 2013.

El fiscal anticorrupción Rafael Vela pidió la misma condena para el coautor el delito, Avraham Dan On, un exoficial de inteligencia israelí que fue jefe de seguridad de Toledo durante su presidencia, y 13 años y cuatro meses para su hijo, Shai Dan On, y para David Eskenazi, por ser cómplices.

Según la imputación, Toledo usó para millonarias adquisiciones inmobiliarias, parte del soborno, confirmado hace unos meses, de 31 millones de dólares cobrados a las empresas brasileñas Odebrecht y Camargo Correa por el contrato de construcción de una carretera a Brasil.

La acusación se basa principalmente en la delación del ex agente de inteligencia israelí y empresario Josef Maiman, quien tuvo gran influencia en el gobierno de Toledo y que prestó, según confesó, cuentas suyas en el exterior para recibir el soborno.

Parte del dinero fue colocado en cuentas abiertas en Costa Rica y Panamá, a nombre de Ecoteva, una empresa de fachada inscrita por Avi Anon a nombre de Maiman, quien inicialmente dijo que el dinero era suyo y que lo invertía en inmuebles a través de Fernenbug.

Sin embargo, ante las evidencias de que el dinero había sido remitido por Odebrecht, Maiman pidió colaborar con la fiscalía a cambio de inmunidad y confesó que era para Toledo.