Jueves  26 de Abril de 2018 | Última actualización 08:28 PM
Por: Benito Joaquín Milanés, enviado especial | 8:26 AM

PANMUNJOM, Península de Corea, 23 abril, 2018 (PL).- El tercer encuentro que definirá la agenda, protocolo, seguridad personal del líder de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), Kim Jong-un, y del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, comenzó hoy.

La cita está encabezada por el jefe del Comité norcoreano para la Reunificación Pacífica de la Patria, Ri Son-gwon, y el ministro surcoreano para la Unificación de Corea, Cho Myoung-gyon.

El encuentro tiene lugar bajo rígidas medidas de seguridad en el lado septentrional de la península.

Las delegaciones definen el cronograma del próximo viernes en un salón privado y sin ventanas de un edificio de dos plantas que posee un área techada de mil 500 metros cuadrados, denominado Tongil-gak .

Esa edificación fue inaugurada en el año 1985 por el líder Kim Jung-il, recordó a Prensa Latina una fuente diplomática presente aquí.

Ri y Cho deben anunciar en qué instante de las próximas horas se producirá la primera conversación vía telefónica entre el estadista de Corea del Norte y el mandatario de Corea del Sur.

Igualmente si habrá o no conferencia de prensa conjunta o por separado de Kim y Moon.

En este otrora vecindario muy cercano al paralelo 38 se selló a fines de julio de 1953 el vigente tratado de no agresión que condujo a la creación, tras la firma del armisticio, de la llamada Zona Desmilitarizada.

Esa área militar restringida es en la vida real el terreno con más tropas, y de mayor infraestructura defensiva del planeta.

Aquí en unos pocos metros cuadrados de terreno se miran la cara segundo a segundo, desde hace 65 años soldados y oficiales de Estados Unidos, Corea del Sur y de la RPDC.

Pese a que el momento de las conversaciones están en su ruta crítica, la vida trascurre tranquila en esta zona conocida en el mundo por el nombre de su aldea más cercana, Panmunjom.

A veces las pocas aves que anidan en el área son importunadas por silbatos de los militares que alertan a periodistas que no pueden infringir ciertos pequeños territorios.

También levantan vuelo porque le molestan las luces y los sonidos de los flashes de las decenas de fotógrafos y camarógrafos presentes, testigos excepcionales de estos momentos trascendentes en la historia local.

En algún momento del viernes, Kim debe pasar cerca del Tongil-gak para cruzar hacia el lado sur, encontrarse con Moon y de esa manera dar continuidad a la denominada 'Ofensiva de paz' que protagoniza.

Esa ocasión será crítica y tanto Ri como Cho no podrán dejar durante sus conversaciones del lunes ningún cabo suelto en materia de seguridad personal de sus respectivos jefes.

Pyongyang y Seúl técnicamente están en guerra desde hace más de 13 lustros, y en el lado sur de la llamada zona desmilitarizada, lo administra y controla Estados Unidos.

Para reportar el acontecimiento in situ viajaron aquí unos mil periodistas de cerca de 40 países, en calidad de enviados especiales de tres centenares y medio de agencia internacionales de noticias, entre ellas la latinoamericana Prensa Latina.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>