Jueves  14 de Noviembre de 2019 | Última actualización 07:41 PM
Asia Central en el ajedrez geopolítico mundial
Por: EMILIO VALDEZ | 8:25 PM

La importancia de Asia Central en los equilibrios geopolíticos ocupa un espacio estratégico en las contradicciones entre Rusia, Estados Unidos y sus aliados europeos.

El histórico camino de la seda entrelaza a naciones de distintos niveles económicos y condiciones socio-políticas, pasando por Uzbekistán, Kazajstán, Tayikistán, Kirguistán y Turkmenistán. La región colinda también con potencias mundiales como Rusia y China, de notoria influencia política y económica en la zona.

Con la desintegración de la Unión Soviética otros actores internacionales, como Estados Unidos y la OTAN junto a la Unión Europea, comenzaron a incursionar en la zona. La invasión directa a Afganistán por parte de los Estados Unidos en 2001 colocó a la región en una dimensión internacional clave. El Pentágono negoció con algunos países vecinos de Kabul el uso de las bases para el acantonamiento y trasiego de cargas.

Dicha intervención militar cada vez más numerosas con los años provocó agudas críticas por parte de Rusia y de China. Más tarde serían los gobiernos centroasiáticos los que impugnarían directamente la permanencia de fuerzas extranjeras en sus territorios.

A la importancia militar se suma el ingrediente económico. La región se inscribe dentro del llamado arco del petróleo, que circunvala el Golfo Pérsico, el Cáucaso y el Mar Caspio. Además del crudo, existen probadas reservas de gas, agua y otros recursos naturales.

Asia central es cruce de una red de oleoductos y gasoductos con destino al norte, sur de Europa, Rusia, Turquía, Irán, Pakistán, China y Japón. Es zona vital en la transportación marítima de hidrocarburos por el mar Negro y el Caspio.

Rusia, con Gazprom como líder inversionista, además de otras compañías energéticas, es prácticamente el socio de peso en proyectos de envergadura con los países centroasiáticos, ribereños al Caspio.

Estados Unidos tiene importantes inversiones en algunos de ellos, al igual que la Unión Europea, con su papel adicional de consumidor. Varias compañías transnacionales pugnan también por tomar ventajas en los contractos de explotación de yacimientos en Kazajstán y Uzbekistán.

Investigaciones del Observatorio de Asia Central demuestran el interés del capital estadounidense y de sectores políticos de ese país en controlar el acceso a los recursos energéticos de la región. Tanto es así que unido al factor militar, la Casa Blanca optó por el componente político para ajustar las fichas del tablero, después de los acontecimientos del 2001.

Desde entonces se incrementaron en la zona las actividades de organizaciones no gubernamentales y fundaciones privadas financiadas desde Washington. Las revueltas en Kirguistán y Uzbekistán bajo la influencia de las llamadas revoluciones de colores, se atribuyeron al respaldo de entidades tuteladas por la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos.

Paralelamente, la Casa Blanca reforzó las misiones con fachadas humanitarias e hizo más notables en poco más de un lustro las visitas de alto nivel de los secretarios de Estado y de Defensa.

La presencia militar estadounidense causó gran malestar en la región, lo que ha provocado que los miembros en pleno del foro de Shangai dieran el primer paso. Rusia, China y Kazajistán apoyaron el anuncio de Uzbekistán de congelar los acuerdos con Estados Unidos sobre la base aérea de Karshi-Khanabad, en la frontera con Afganistán.

La publicación digital Fergana.ru señala que la diplomacia estadounidense trabaja intensamente para conseguir acuerdos con Uzbekistán, Tayikistán, Kasajstán e incluso con Rusia, para la transportación terrestre hacia territorio afgano. También el jefe del Estado Mayor del Ejército Ruso denunció presiones de Estados Unidos para abrir nuevas bases en la región.

El director del Centro Analítico sobre Estudios de Procesos en el Espacio Postsoviético de la Universidad Estatal Lomonosov, de Moscú, no descarta presiones de Washington sobre estos países que atraviesan una crítica situación financiera.

Sus inmensas reservas energéticas y posición geográfica en la encrucijada de dos mundos, preservan para Asia Central un permanente rol en la definición de decisiones geopolíticas estratégicas.

El autor es periodista y corresponsal de Barrigaverde.net en Estocolmo.

Hola Pascual. Para todos siempre serás Camión! Parece que no funciona el correo que dejaste en tu comentario. Si es que lee de nuevo el artículo, aquí va como me puedes localizar: [email protected] Telfs. 46-8-428 667 70 / 46-708-2959.

Saludos de,

Emilio

Emilio Valdez , Estocolmo

Saludos, Emilio Valdez. Hace tanto que deseo comunicarme contigo y no ha sido posible. Este artículo está muy bien elaborado y con muchas informaciones para una comunidad que a lo sumo sólo ve la supuesta buena fe de la política de este país que tiene sus partes positivas y en mayor cuantía esconde sus intenciones o que lo motiva en sus vías de intereses solapados.

He ahi mi telefono y mi E- mail.

(347) 224-2345 Móvil

[email protected]

Pascual Alcantara , New York, USA