Domingo  23 de Abril de 2017 | Última actualización 04:08 PM
El Nacionalismo de Juan Pablo Duarte
Por: ROBERTO ROSADO FERNÁNDEZ | 1:42 PM

No está en cuestionamiento el Nacionalismo del Patricio Juan Pablo Duarte. Esas cualidades las mostró desde que dió a conocer sus deseos de libertad y la creación de una nación libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera.

A su regreso de Europa a principios de los años de la década de 1830 comenzó a desarrollar su nacionalismo en labor panfletaria, acompañando la iniciativa de José María Serra de solicitar en panfletos, que distribuía casa por casa en horas de la noche la, salida del “Yugo Haitiano “de la parte este de la Isla.

Para fomentar el ideal nacionalista no creyó suficiente la labor de denuncia a través de panfletos, dando paso a la creación de la “Escuela Política” escenario idóneo para crear conciencia de la necesidad de la creación de una Republica libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera.

La primera estrofa del himno a Duarte es señal de este deseo de crear una nación sin intromisión de ningún poder extranjero,
“En la fragua de la Escuela
Nuestra patria fue forjada,
Y el calor de su enseñanza,
Le infundió vida sagrada.

Deseaba una patria fuerte e independiente donde todos viviéramos organizadamente y con conciencia del concepto. La tercera estrofa del referido himno ayuda a entender esta aseveración,
Fuerza era que un maestro
Prepara la conciencia,
Donde habría de nacer,
La soñada independencia.

Para lograr estos anhelos creo el instrumento político que debía organizar a las masas para sacar a los haitianos de nuestro territorio y hacer posible el nacimiento de la Republica. Así lo expresa el Juramento Trinitario, “,cooperar con mi persona, vida y bienes habidos y por haber a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una república libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominara Republica Dominicana...”.

Se confirma el compromiso en las palabras finales del Juramento cuando dice”,,, si tal hago, Dios me proteja y de no, me lo tome en cuenta y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición si los vendo”.

Suficientes son estas palabras para ratificar el nacionalismo del General Juan Pablo Duarte. Para promover sus ideas creo la Dramática y la Filantrópica, modo de inculcar por varias vías y sin que el gobierno haitiano se percatara, el ideal de nación que comenzó a promover en la juventud desde la Escuela Política.

La idea del nacionalismo de Duarte la recoge el inicio de su ideario con estas palabras ,”Siendo la Independencia Nacional la fuente y garantía suprema de las libertades patrias, la Ley Suprema del pueblo dominicano es y será siempre su existencia política como nación libre e independiente de toda dominación extranjera...”

En otra parte de su ideario, a propósito de su concepto de nación libre nos dice, “Dios ha de concederme bastante fortaleza para no descender a la tumba sin dejar mi patria libre, independiente y triunfante”.

Cualquier amenaza la enfrento con energía, sobre todo aquella que tuvo latente desde antes de proclamada la Republica. A esos grupos los llamo traidores, “Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre victimas de sus maquinaciones”. Más adelante señala, “En Santo Domingo no hay más que un pueblo que desea ser y se ha proclamado independiente de toda potencia extranjera, y una fracción miserable que siempre se ha pronunciado contra esta ley, contra este querer dominicano”.

Finiquita cualquier viso de duda de su nacionalismo con estas palabras a propósito del inicio de guerra Restauradora, “Ahora bien, si me pronuncie dominicano desde el 16 de julio de 1838, cuando los nombres de Patria y Libertad, Honor Nacional se hallaban proscritos como palabras infames, y por el mereci, en el año 1843, ser perseguido a muerte por esa fracción haitiana, y por Riviere que la protegía, y a quien engañaron, si después en el año 1844 me pronuncie contra el protectorado Francés, decidido por esos facciosos, y cesión a esta Potencia de la Península de Samaná, mereciendo por ello todos los males que sobre mi han llovido, si después de veinte años de ausencia he vuelto espontáneamente a mi Patria a protestar con armas en la mano contra la anexión a España llevada a cabo a despecho del voto nacional por la superchería de este bando traidor y parricida, no es de esperarse que yo deje de protestar, y conmigo todo buen dominicano, cual protesto y protestare siempre, no digo tan solo contra la anexión de mi Patria a los Estados Unidos, sino a cualquier otra Potencia de la tierra y al mismo tiempo contra cualquier tratado que tienda a cercenar nuestro territorio o cualquier de los derechos del Pueblo Dominicano.”

El compromiso de Duarte quedo claro finalmente cuando dijo,” Por desesperada que sea la causa de mi Patria, siempre será la causa del honor y siempre estaré dispuesto a honrar su enseña con mi sangre”.

Este concepto de nación ha de ser trabajado con nuestros estudiantes en las escuelas a los fines de conseguir comportamientos que permitan que la sociedad de hoy pueda practicarlos y luchar por una nación como la soñó Juan Pablo Duarte.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>