Sábado  27 de Mayo de 2017 | Última actualización 08:55 PM
No siempre el café está caliente
Por: Por EDMUNDO HERRERA | 7:54 PM

(La poesía dominicana construyendo puentes)

La poesía construye puentes para dignificar e iluminar la vida de la pareja humana.

Rafael Pineda, regresa a Chile a presentar su nuevo libro “No siempre el Café está caliente” en la Feria Internacional del Libro; volvemos a encontrarnos.

Hay que decir que Rafael viene mucho a Chile. Este poeta, periodista, ensayista es un trabajador activo que ha publicado varios libros de poesía, ensayos y la novela, “Con la boca llena de hormigas”. Incansable, no deja de crear, abrir caminos.

A eso sumamos su quehacer diplomático y todo lo que tenga que ver con la cultura: El colectivo que le dio creación al Ministerio de Cultura, donde fue Director del Sistema Nacional de Casas de la Cultura; trabajó en la Escuela de Bellas Artes de San Juan y fundó la Casa de la Cultura de esa ciudad.

Actualmente es Ministro Consejero, hoy desempeña funciones en Uruguay (encargado de asuntos consulares) Ha estado en China (Taiwan).

En Uruguay lo conocimos y nos ha llamado la atención su quehacer literario. Hemos comentado su primera novela, hemos entrado a su poesía, es decir, entrar al corazón de Rafael Pineda.

Poeta doloroso al ver tanta muerte y tanto dolor. La poesía tiene la tarea de cantar la alegría y el dolor humano. Rafael va, en este libro, construyendo el camino para denunciar y cantar la realidad. La poesía no establece límites y revela sueños, oscuridades, pone la luz y la duda a lo profundo que ha sido en República Dominicana y en América, el abuso sistemático de las vidas y del mundo democrático.

La poesía es el árbol de la vida, ella entrega y despierta los corazones, es cómplice para establecer y abrir puertas a la esperanza que se merece la pareja humana.

Rafael Pineda, es un estudioso, serio de la realidad de su país y de América en general.

El título aparece como un “leiv motiv” a través de textos poéticos. La poesía no es sólo imaginario, sino expresión honda y profunda de la realidad, porque hace participar la sensibilidad y la inteligencia emocional: la pasión va en Rafael.

Al abrir el libro, dos epígrafes: Uno de Víctor Jara, chileno, mártir, gran poeta de Chile, asesinado por la dictadura, músico que hoy sigue cantando; el otro epígrafe es de Gabriel Celaya, ese enorme poeta español. A través de los textos, íntimos, emocionantes, sentidos, de muy buena expresión, sin rebuscamiento, se hacen entender y van mostrando hacia donde caminan.

Nos parece interesante el punto que señala Rafael: Centra su problemática en la denuncia, lo cual no es fácil. Logra transmitir deseos, homenajes y encontramos experiencia en el lenguaje que usa para ser comprendido.

Es como lo señala la catedrática de la Universidad de Puerto Rico, Ivelisse Collazo: proyecta un puente necesario entre tradiciones establecidas, la dominicana, la uruguaya. “No siempre el café está caliente” porque hay carencias, intimidades, emociones, sentimientos. Un poeta entero, incansable creador que entra a un campo no siempre bien tratado.

“América del Sur” aparece heroica, digna frente a los invasores. Rafael ama estas tierras donde su propio corazón es tocado por lloviznas, ciudadanos, masas, pan.

“Balada para los combatientes” cantó a la rebelión, la defensa de sus tierras. “En el puerto de Santo Domingo desembarcaron los invasores”.

Revela que ellos eran mandados por la OEA para detener el curso de la historia, y enfrentarlos en defensa de su patria “era un hermoso destino”. Era una cuestión del honor dominicano defender la flor ideal boschista. Hubo barbarie y Rafael Pineda la denuncia. Los combatientes no tenían comida, ni dinero, ni agua; como sucede en todas las tomas del poder por parte de las masas hambrientas.

Rafael no fue aceptando en esos batallones “porque era bajito y descalzo”, en realidad porque era muy joven, apenas un niño.

La poesía nos ayuda a vivir, es cómplice de hechos, de cosas que suceden, de sueños que permanecen en nosotros y se mantienen a través del tiempo, hasta que se convierte nuevamente en realidad a través de textos como el comentamos.

Rafael Pineda revela en estos poemas historias dolorosas, hechos que tienen que ver con la libertad, el amor y la condición humana. Ese es su “leiv motiv”: expresar lo que significa el pan de la vida. La poesía es la realidad aquí expresada y, al mismo tiempo sabe que la realidad es la poesía.

Su voz poética cubre un amplio universo “Balada para los combatientes” está dedicado a Teófilo Bello y a Fernando Oviedo, combatientes ejemplares, constitucionalistas.

Nos relata en un extenso texto poético cómo la rebelión juntó a los jóvenes. Todos los textos vienen a iluminar partes de la historia de Santo Domingo: Juan Bosch–Fco. Del Rosario Sánchez–Francis Caamaño. El tirano no merece un canto, los aduladores lo saben, aquí no se nombran. Haití aparece con 250.000 muertos.

Pineda recuerda el terremoto lo mismo que en Santo Domingo. Muchos murieron por el cólera y otros por hambre. La peste se expande por doquier. Alabado sea el Señor.

Poesía; “Balada de amor en el campo de batalla” relata resentimiento, todo lo que se pierde, Rafael sabe que el amor es lo único indestructible, porque nunca muere, permanece adherido a la vida. Lo demás es pasajero. No siempre el café está Caliente es un libro lleno de imágenes, de vitalidad, de existencia.

El libro nos trae un texto sobre Chile: El 9-11, acerca del once de setiembre; nos recuerda a los chilenos y al mundo cómo murieron los humildes del pueblo. La muerte de Salvador Allende en los bombardeos y a los pocos días los asesinatos de Pablo Neruda, Miguel Enríquez, Víctor Jara y miles más que fueron ejecutados en los paredones del Estadio Nacional y del Estadio Chile, más los que murieron por la CNI, La Caravana de la Muerte y tantos otros en toda la geografía chilena. Nos dice Pineda que está herido por la lluvia, el dolor. NO hay que dejarlo a él como único en esta búsqueda de los sueños, porque el café no siempre está caliente, y a veces, nos falta el pan.

Un libro lleno de ternura y a favor de los desvalidos que son muchos en América, porque el corazón del autor permanece alerta, es el corazón de un poeta fiel a la pareja humana; La poesía construye puentes para dignificar e iluminar la vida de la pareja humana.

Rafael Pineda estremece fibras y vibra abierto a los dones de la vida. Entrega luz a lo oscuro. Poeta entero, su corazón protesta, se subleva; es el amor el que lo sostiene. El invasor tiene sus códigos de muerte, de juzgamiento. Sabemos que los dictadores, generales, traidores, no respetan la vida. Rafael Pineda y los justo como él son libres, no toleran dictaduras.

El fuego de la libertad no se apaga en su sangre. Así se canta en los fogonazos que la poesía entrega.

No siempre el café está caliente es un libro pequeño pero denso; luminoso, con alegrías y dolores; este libro trae en su forma y contenido una experiencia y nos propone un camino que nos alegra frente al panorama actual de la poesía de América.

El café no siempre está caliente en las frías noches; para el tirano y para el invasor no tiene cuerpo ni aroma; pero para el humilde que vive y lucha por una patria independiente de poderes extranjeros, este café trae toda la ternura, y el poeta nos la entrega con sentimiento de poeta a los que añoran un mundo mejor, a los pobres del mundo.

Mucho es lo que tendríamos que decir de la poesía de Rafael Pineda, este poeta tremendo que se atreve a cantar al aire libre.
República Dominicana puede sentirse feliz de contar con esta voz en sus letras actuales.

Edmundo Herrera es ex presidente de la Sociedad
de Escritores de Chile (SECH)
Primavera–2015.
Villa María Elena Sur de los Pájaros Azules
Santiago, Chile.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>