Martes  12 de Diciembre de 2017 | Última actualización 02:07 PM
Despotismos, descomposición del poder e hipocresía presidencial
Por: NARCISO ISA CONDE | 11:14 AM

La dominación que se ejerce sobre la sociedad dominicana es esencialmente despótica y en múltiples vertientes genera variadas formas de corrupción, violencia y delitos bajo el amparo de un poder que integralmente promueve el saque del patrimonio del país, las más turbias pasiones, las mayores soberbias y crueles abusos, garantizándole impunidad a sus influyentes detentadores.

El poder de clase, el poder masculino-machista, la partidocracia corrompida y encumbrada, la dictadura de los/as adultos, la dictadura mediática, el poder represivo policial-militar, la discriminación racista, el saqueo y la degradación del patrimonio colectivo de la Nación… se entremezclan arriba, en la esfera de toma de decisiones, para explotar y empobrecer al pueblo, robarse los dineros y bienes públicos, imponer patrones de belleza, ejercer la violencia contra la mujeres, abusar de niños y niñas, degradar y envenenar el ambiente, abusar de familias empobrecidas, saciar apetencias sexuales (sin consentimiento de la pareja), jefear, matar y torturar impunemente.

El gran capital insaciable, cúpulas políticas, medios de comunicación comprometidos con esta dominación, jerarcas militares y policiales, funcionarios abusadores, cúpulas eclesiales, presidentes de la república, ministros, legisladores/as, alcaldes y regidores, inmersos en la podredumbre del poder, se han confabulado para generar a su beneficio personal, de clase y de claques gobernantes la descomposición moral y cantidad de acciones deleznables que hoy estremecen esta sociedad.

Mientras más poder y jerarquía poseen, mayores son sus culpas y responsabilidades en este cuadro desgarrador.

Las conexiones y las complicidades mayores, cuidadosamente encubiertas, de todas maneras afloran por mas calculadas que sean sus simulaciones e hipocresías.

· LOS CASOS DANILO-LEONEL Y COMPARSA.

Es el caso de Presidente Medina, quien piensa ocultar su responsabilidad en ese hecho bochornoso, cancelando a Marlyn Martínez -involucrada junto a su hijo Marlon en el espeluznante asesinato de Cenoví- y expresando a continuación un teatral dolor palaciego por la muerte de la adolecente Emely Peguero.

¿Pero quienes le facilitaron a esa señora las condiciones para convertirse en un engendro político amenazante?

¿Quiénes la han acompañado y aupado en su corrupta carrera de ascenso político y enriquecimiento espurio?

¿No tienen que ver el político-negociante Miguel Vargas (Canciller de la República) y la Ministra de la Mujer con esa realidad lacerante?

¿Quiénes corrompieron y vendieron el PRD al oficialismo?

¿Quiénes compraron a sobreprecio su matrícula?

¿No tienen que ver este Presidente de la República y el anterior, ambos corruptores empedernidos, con esa compra y con las cuotas concedidas a ese y otros bandidajes políticos?

¿Y lo que pasó en los Tres Brazos, con impunidad incluida, no es otra secuela de esa especie de asociaciones de malhechores?

Danilo no es ajeno a esas y muchas otras fechorías, y su reciente simulación provoca más indignación en éste y otros casos de calaña parecida.

La verdad es que Leonel, Danilo y sus comparsas peledianas y mafias políticas “aliadas” tienen casi dos décadas potenciando todo los males señalados hasta un nivel estremecedor.

Ellos tienen una alta responsabilidad en la conformación y degradación de este poder capitalista neoliberal, lumpen-capitalista, machista, racistas, xenófobo, adulto-céntrico, homofóbico, corrupto y corruptor, soberbio, banal…

En el Estado que ha dirigido y dirige el cogollo del PLD se criminaliza el aborto terapéutico, se expande el dogma religioso, se usurpan todos los poderes del Estado, se generaliza una impunidad que protege y se reproduce todo tipo de delitos: políticos, de Estado, comunes, racistas, ambientales, empresariales, sexualesNo se trata, claro está, de una culpa exclusiva de estos dos protagonistas y beneficiarios señeros de estas atrocidades, dado que las elites partidocráticas de todos los colores (morado, colorao, blanco, azul, amarillo…), sus sanguijuelas y corporaciones preferidas, exhiben hechos delictivos y complicidades merecedoras también de la condena que se gesta en esta sociedad indignada y vestida de verde.

Los grandes culpables -todos repulsivos Gobernadores de Colonia de las últimas décadas e impenitentes corruptores- no podrán evadir la sanción final, previo desplazamiento del poder y de las principalías que ostentan impunemente.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>