Martes  17 de Octubre de 2017 | Última actualización 06:58 AM
El Caribe y la ira de María
Por: NARCISO ISA CONDE | 7:49 PM

Primero fue Irma la iracunda.
Luego le siguió María.
José se escurrió hacia el Norte.

Parecería que las huracanas estuvieran indignadas por los tantos femenicidios cometidos en esta isla donde en sus dos naciones reina un capitalismo patriarcal y ecocida, con un bajo nivel de sus fuerzas productivas y sujetos populares empobrecidos y discriminados.

Pero en ese caso fantasioso su indignación se equivocó de objetivo porqué apuntó contra el pueblo oprimido y la naturaleza diezmada por el GRAN CAPITAL LOCAL Y TRANSNACIONAL y por los POLÏTICOS LADRONES.

De nuevo las islas caribeñas son embestidas por fenómenos naturales que potencian y multiplican la tragedia social acumulada por la conquista, el colonialismo y la recolonización imperialista.

El balance aterra, porque la vulnerabilidad económica, social, cultural, política… -exceptuando a Cuba en ciertas vertientes, aunque también afectada gravemente por el bloqueo de EEUU- se ha potenciado de manera dramática; mientras el saqueo minero, el calentamiento global, la desertificación impuesta y la generación de riqueza y bienes altamente concentrados, junto a mucha pobreza y males expandidos a lo largo y ancho del territorio y del pueblo trabajador, se multiplica sin cesar.

· RAZONES HAY PARA EL INCREMENTO DE LA VULNERABILIDAD.

Tan alta ha sido la degradación social provocada por la recolonización neoliberal, que Puerto Rico de “modelo de desarrollo colonial a imitar”, ha pasado a ser otra cenicienta empobrecida por EEUU, donde los huracanes agregan la vertiente destructiva de su poder al de un capitalismo imperialista que en todas partes del planeta no es un sistema establecido para satisfacer necesidades humanas, sino para generar ganancias para unos pocos, volcar y multiplicar penurias sobre las fuerzas del trabajo y crear necesidades ficticias y banales.

Aquí los males acumulados en poblaciones, costas, montañas, barriadas marginales, ríos…tienen causas y responsables.

-Explotación del trabajo por el capital para obtener ganancias sin límites y sin reparos en consecuencias fatales.

-Saqueo de valiosos recursos naturales: agua, minerales, bosques, flora, fauna…para multiplicar fortunas locales y transnacionales sin importar los daños ambientales.

-Robo de los recursos públicos y del patrimonio colectivo bajo un Estado corrompido, corruptor, ineficiente, simulador… incapaz de prevenir, remediar y superar daños. Todavía hay damnificados de David, Federico y George, enfrentando ahora mayores alteraciones planetarias de la naturaleza provocada, no “por los seres humanos” en general-como pregona la ideología dominante- sino por formaciones económicas, sociales y regímenes políticos al servicio de minorías destructivas insaciables, que dominan a espalda de las necesidades humanas y de los requerimientos de la Madre Tierra.

Por eso –y no por otra cosa- la ira de Irma y la indignación de María se ensañaron estas dos veces contra los/as empobrecidos/as donde llegaron sus ráfagas y sus aguas, contra las costas y cuencas de los ríos previamente deterioradas.

Más pérdida de capa vegetal, más barriadas y comunidades miserables inundadas, más cosechas pérdidas, más casuchas barridas o destartaladas, más refugios inhabitables y desatendidos, más enfermedades. En Samaná, Higuey, San Pedro, Miches, El Seybo, Nagua, San Francisco, Moca, Santiago, Puerto Plata, Dajabón, Ocoa…

Mientras, la modernidad y postmodernidad en manos de la clase dominante o queda intacta o tiene con qué recuperarse en cuestión de segundo.

Los bunkers del gran capital exhiben sus opulentas y ofensivas ventajas. Irma y María a lo sumo le hacen cosquilla a tutumpotes y mafiosos. El blindaje no solo sirve de protección a su impunidad, sino también de escudo anti-huracanes.

El sentido u olfato de clase no lo aportan Irma o María, sino la modalidad de la dominación social, económica y política que exhiben las sociedades que visitan.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>