Jueves  21 de Junio de 2018 | Última actualización 09:01 PM
Rafael Emilio
Por: AMÉRICO VALENZUELA GERÓNIMO | 9:48 AM

RECUENTOS

El Poeta ha puesto en circulación su nueva Obra: Preguntas de un Estudiante que lee. Y puede ser que su propia vida sea su gran Obra. Aquella que contiene enseñanzas, ejemplos a seguir, caminos a recorrer.

Yo lo recuerdo desde muy abajo, muchos años atrás, desde la plena pubertad, silente y escurridizo, de pocos amigos, selecto, el misticismo, ese misterio y ese aura de combatiente comunista en clandestinaje y protección que adornó desde siempre a Rafael Emilio.

Se refugiaba en la casa de Doña Freddy cuando la Policía allanaba la suya. A veces él permanecía entre el patio-puesto que desde ahí se veía la casa de él-, la sala, y la cocina desde la mañana hasta el anochecer.

Y en ocasiones dormía con Ciro, en la misma habitación y tal vez compartiendo la misma cama. Puede ser que mi madre no supiera que cosa ocurría, no tenia ni ideas, él era un amigo más en la casa, Rafael Emilio permanecía tantas horas en la casa, pero los muchachos de la casa, sí sabíamos de que cosas se ocultaba Rafael.

La vivienda en mi Barrio de Rafael Emilio era un tanto apartada, y llegamos a compenetrarnos tanto con él, que al descubrir al Chivato o al Policía de Civil acechando su morada, le avisábamos. Mi primo Miguel Lorenzo, Androver, Dandy, Ro, y Chicho así como Aneuris, eran parte de sus camaradas. Pero Talvez Rafael Emilio era el más comprometido con el PCD.

Rafael Emilio siempre fue muy serio, de carácter recio, nunca ha cambiado el estilo de peinado, a veces aparecía desde las penumbras de la noche como parido por las lluvias y por el bosque mientras muchos de nosotros lo veíamos pasar en la esquina de la Estrelleta con Mariano Rodríguez Obvio. Seguro venia de su oculta y prohibida reunión, de pegar afiches en los muros de las casas de San Juan, pero jamás tras una falda. Se que Rafael mantenía una camaradería amplia con Magnolia Suazo y sus hermanos.

Un día se esfumó el Poeta. Ya no estaba en San Juan. Quizás pasó del Liceo a la UASD. Seguía envuelto en un misterio mayor. Dejamos de verlo. Su voz no sonaba en la sala de mi casa, la Radio había puesto otro programa en lugar del suyo. Un día escuché a mis hermanos afirmar que Rafael Emilio estaba preso en un Estadio de la República de Chile por el Golpe de Estado de Pinochet contra Salvador Allende.

Acuden a mis recuerdos el Cine Teatro Aquiles, del Edificio Ramírez en la Avenida Anacaona. Era más o menos en año 1971. Ahí participé bajo su dirección de las prácticas y puesta en escena de Los Versos del Capitán, de Pablo Neruda. Mi hermano Rosendo, Carl, la Señora Orquídea, el amigo Cuco Moreta, Pequi, etc., brindaron lo mejor de sí al proyecto Artístico. Podría ser ante mi evaluación la más bella oportunidad en que le hice compañía al Poeta.

Porque Rafael Emilio nunca fue de los muchachos comunes de las esquinas, su dedicación era otra cosa, él acudía a las Bibliotecas, al Libro, a la reunión conspirativa, y muy esporádicamente a los maroteos de campo que realizábamos con Tirso y mi Padre Nanin Valenzuela, sus compromisos de Estudios y la necesidad de proteger su vida le llevaron a crear su propia magia de auto seguridad y adecuado clandestinaje.

Solo él sabía a qué hora salir, solo él conocía cual día ir, sólo Rafael decidía a quien visitar. A dónde ir. Y como y cuando regresar. Se esfumaba y reaparecía.

Así lo conocí desde antes de que su mentón pariera barbas. Recuerdo perfectamente a su Señora Madre, pero no al Padre de Rafael. Su voz pausada y firme en la Radio.

Que se fue a Cuba.
Que está en Rusia.
Que vive en Uruguay.
Que lo vieron en Ecuador.
Que anda por la Zona Colonial de Santo Domingo poniendo en circulación otra Obra.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-25417938-8', 'barrigaverde.net'); ga('send', 'pageview'); */?>