Lunes  17 de Junio de 2019 | Última actualización 08:12 PM
La farsa: Los 48 días previos al golpe
Por: ALDO SOLÉ OBALDÍA | 8:06 AM

La obra de Gabriela Saidón (Lo más oscuro de la historia argentina contado de la forma más clara)

No decimos nada nuevo si afirmamos que la historia argentina está repleta de personajes pintorescos e insólitos que merecen un estudio pormenorizado.

Pero, pocas veces, en las últimas décadas de la historiografía argentina, se ha podido disfrutar tanto una obra que logra con singular inteligencia, problematizar una de las figuras más particulares y a la vez, más olvidadas de es profeso. Nos referimos a La farsa. Los 48 días previos al golpe de Gabriela Saidon, editado por Planeta.

Gabriela Saidón es licenciada en Letras, egresada de la Universidad de Buenos Aires. Trabaja como periodista en editorial Perfil y ha escrito para los diarios El País de Montevideo, Sur y El Cronista. Fue editora en Educación, Espectáculos y en la revista Ñ del diario Clarín. Su primer libro fue La montonera. Biografía de Norma Arrostino. La primera jefa de la guerrilla peronista, editada en el 2005, con una ampliación en el 2011.

Le siguieron tres novelas: ¿Qué pasó con todos nosotros? (2007), Cautivas (2008, reeditada en 2014) y Memorias de una chica normal (2013). Publicó el libro de crónicas Santos rutero y un estudio sobre la santería popular de la Argentina rural, De la Difunta Correa al Gauchito Gil (2011).

Su cuento El combinador de películas fue editado por la revista Acción (2013) y su relato La voz del extraño formó parte de la antología Las dueñas de la pelota (2014). En el 2016 Planeta editó su libro de crónicas Los verdes. Pero, es de lamentar, la poca prensa para tanto talento.

Pero, sin duda, La farsa sea su obra más esmerada. Un estudio imprescindible para entender la última mitad del siglo XX argentino y los albores del nuevo siglo, centrado en una de las figuras más olvidadas de la política argentina y llevadas a la categoría de tabú: María Estela Martínez, conocida como Isabel Perón, o Isabelita, nombre artístico con pretensiones de realeza.

La segunda esposa del Gral. Perón, la que pudo darse el gusto de ser presidente, sin tener que lidiar con ningún cáncer maligno, como Evita que se la llevó en un su mejor momento. La que se convirtió en un cáncer político para la Argentina. La que, desde su gobierno, le abrió la puerta a la noche más oscura de la historia argentina. La que parecía ser una marioneta del poder, queda revelada en la obra de Sidón, como una pieza imprescindible en el engranaje del poder. Una mujer decadente en la etapa más decadente del peronismo y de Perón. Una modesta bailarina argentina de revista, supersticiosa y adicta al ocultismo más extravagante, que el general conoció en su etapa de exilio en Panamá y que, siendo su esposa, lo acompaña en su etapa final del exilio en la España franquista y el retorno en los 70.

La mujer que construyó su mito en su propio exilio, como señora ignorante e ingenua, manipulada por oscuros intereses, que fue capaz de decirle al Juez Garzón en Madrid, que ella de política no sabía nada, porque era una simple ama de casa, queda al descubierto en la obra de Saidon.

La mujer que fue capaz de imponerle al general un nefasto brujo que, con delirantes rituales, le transfería de la momia de Evita, los poderes carismáticos de los que carecía a la futura presidente, pero que, luego sería su ministro y fundador de una de las organizaciones de terrorismo estatal más sangrientas de toda la historia latinoamericana: La Triple A.

Con la mirada clínica de Saidón, el lector que lea La farsea, verá que los delirios venían de lejos, y que nada tuvieron de casuales. Ni El Brujo López Rega apareció por azar, ni la Triple A fue un recurso de último momento.

Pero Saidón, no solo repasa los tiempos del Peronismo de Perón, sino, los del Peronismo tardío. La farsa, se convierte así, en una obra imprescindible para poder decodificar los discursos de la presidente Cristina Fernández de Kitchner, siempre dispuesta a compararse con Evita y deslindarse de Isabel, a quien, lo políticamente correcto recomienda ni nombrarla, como un conjuro histórico, que, en realidad, oculta un proceso coherente que comienza en los inicios político del Cnel. Perón.

La Farsa, es un ejemplo paradigmático de como la Historia, cuando logra establecer un relato inteligente, se vuelve una guía acertada para comprender el presente.

En este caso, además, hay que sumarle una prosa seductora, con la que Saidón sabe ir hilando los hechos de la forma más asombrosa.