Martes  19 de Marzo de 2019 | Última actualización 02:21 PM
Insiste López Obrador que mantendrá su lucha contra la corrupción
Por: Prensa Latina | 1:56 PM

MÉXICO, 13 marzo, 2019 (PL).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, insistió hoy que mantendrá su batalla contra la corrupción y quien cometa delito y se pruebe, será castigado, sea quien sea.

En su conferencia de prensa matutina en la que abordó numerosos temas, la mayoría de ellos locales, hizo énfasis en lo que él ha dicho que es su meta más importante y que le consume mucho tiempo de su trabajo: eliminar la corrupción porque esa es la raíz de los males que padece México, incluido el estancamiento económico y la violencia.

Dijo que nadie que haya tenido participación en actos de corrupción va a trabajar en el Gobierno ni van a ser protegidos, aunque aclaró que no se actuará sin pruebas. Advirtió que no se pueden cometer arbitrariedades, y alertó que hay manera de enterarse del comportamiento de cualquier servidor público, de cualquier funcionario.

Reiteró que la gente lo que quiere es una transformación de la sociedad porque la corrupción lo impide todo, no promueve el desarrollo, ni el crecimiento, por lo tanto lo que hay que promover es la honestidad.

Consideró que la verdadera doctrina de los conservadores es la hipocresía, todo lo que hacen y piensan creen que también lo hacen sus semejantes, eso es característico del conservadurismo.

Si estos asuntos se ventilan públicamente ya es una contribución a que esas cosas no sucedan, por lo tanto, dijo, voy a seguir expresándome, denunciado todo lo que considere ilegal, injusto e inmoral, todo lo que sea corrupción, les guste o no.

Qué vergüenza para muchos mexicanos que desde enero de 1994 se hayan eliminado del código penal como delitos graves los hechos de corrupción, y en 25 años se consideraran como no delitos graves más de una decena de ilícitos relacionados con ese flagelo.

Explicó que en ese período en que los ilícitos de mayor envergadura no eran considerados delitos se creó ni más ni menos que el Consejo Anticorrupción y otros institutos parecidos, pero no se modificó la Constitución para avalarlos y nadie dijo nada ni advirtió que no podían funcionar si antes no se reformaba la Carta Magna.

Es decir, aclaró, no se podía juzgar, no se podía hacer nada porque había materia jurídica, pero ya eso se acabó, y no se va a seguir con la simulación que viene desde la época de la dictadura de Porfirio Díaz quien respetaba la Constitución de forma pero no de fondo.

Informó que mañana o el viernes se darán a conocer las reformas constitucionales sobre la Guardia Nacional, los nuevos delitos graves, fraude electoral y la corrupción y se va a crear una institución especial para que todos los bienes de los corruptos, decomisados o expropiados se entreguen a la gente por un mecanismo expedito.

Si a un político, dijo, se le decomisan dólares -y ha habido casos- o cualesquiera otros bienes, esta nueva institución informará su cuantía y destinará esos fondos a un hospital, una escuela, un asilo, a la construcción de una obra y que se diga que es fruto de lo robado.