Domingo  25 de Agosto de 2019 | Última actualización 09:25 PM
¿Quién Inventó la Habichuela con Dulce?
Por: RUBEN MORETA | 9:03 AM

La habichuela con dulce es -sin dudas- el postre más exquisito de la gastronomía dominicana. Este plato es más viejo que la República, porque tiene más de dos siglos consumiéndose en nuestro país y cada día obtiene más degustadores.

La habichuela con dulce es orgullosamente consumida por todas las clases sociales dominicanas en todas las regiones, especialmente durante la Semana Santa. Un plato parecido era consumido en Saint Domingue (la parte oeste de la isla) en el siglo XVIII por la élite francesa (dueños de ingenios y plantaciones), cocinado con unos frijolillos de textura suave y sabor azucarado.

Esa élite fue expulsada de la parte oeste de la isla a partir de 1891, cuando estalló la revolución, sin que este alimento se popularizara.

¿Quién inventó la habichuela con Dulce? Fue el francés, residente en Santo Domingo, Francois Delalande, finalizando el siglo dieciocho, quien cocinó por primera vez frijoles con dulce en la parte este de República Dominicana, y por tanto a él le corresponde ser el precursor de este exquisito alimento.

Delalande, llegó huyendo de la parte oeste de la isla (lo que hoy es Haití), tras el estallido de la revolución. Había sido agraviado con el asesinato de sus dos hijas y amenazado de muerte.

Comenzó a sembrar legumbres, junto a sus hijos varones, en un pequeño predio en los alrededores de Santo Domingo, que fueron los primeros granos cultivados en la parte occidental de la isla, donde solo se conocían las habichuelas secas.

Delalande elaboraba y brindaba el postre del frijolillo azucarado a su familia, servidumbre, vecinos y visitantes, quienes comenzaron a imitar su cocción, popularizándose rápidamente en Santo Domingo.

Los dominicanos echaron a un lado el frijolillo que usaban los franceses para hacer esa sobremesa, y comenzaron a usar habichuelas secas y prepararla con leche y azúcar, generando el rico postre, que es la consecuencia de la influencia del francés Delalande, más la creatividad y adaptación del pueblo dominicano.

El autor es Profesor UASD.