Miercoles  23 de Octubre de 2019 | Última actualización 03:45 PM
¿Otra FIP?
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 8:55 PM

El presidente Danilo Medina ha permitido que el territorio dominicano sea utilizado para ejercicios militares regionales tutelados por el Comando Sur del Pentágono.

Esto implica colaborar con la determinación imperialista de crear progresivamente una fuerza de intervención militar parecida a la Fuerza Interamericana de Paz (FIP) conformada en 1965, con la diferencia que ahora se incluyen componentes europeos de la OTAN en un periodo en que sobresale el propósito de asaltar Venezuela, reconquistar Cuba, abatir los procesos soberanos y re-colonizar nuestra América.

Desde el pasado 30 de mayo hasta el 8 de junio, nuestro país será sede de la primera fase de los ejercicios militares “Tradewinds 2019”, organizados por el MIDE y el Comando Sur de los Estados Unidos; en los que están participando 22 naciones del Caribe, Europa y Norteamérica.

Hipólito envió tropas dominicanas a Irak y Danilo hace de anfitrión del Pentágono y fuerzas aliadas que se preparan para seguir agrediendo esfuerzos de autodeterminación en esta zona del Continente. Ambos, en sus respectivos turnos, exhibiendo un entreguismo medular y buscando apoyo para su reelección.

El propósito de “Tradewinds 2019” es supuestamente “fortalecer las capacidades colectivas necesarias para garantizar la estabilidad, la seguridad y la persecución del crimen organizado en la región del Caribe” y participan Antigua & Barbuda, Haití, Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Colombia, Costa Rica, Dominica, Trinidad y Tobago, Francia, Granada, Jamaica, Estados Unidos Mexicanos, Antillas Holandesa, Turcos y Caicos, San Vicente y Las Granadinas, Surinam, Reino Unido, Guyana, Estados Unidos de Norteamérica, Colombia y Dominicana como anfitrión.

Salta a la vista que una gran parte de esos países carecen de fuerza militar significativa y que el proyecto se reduce a cuatro potencias colonizadoras: EEUU, Inglaterra, Francia y Canadá…con el acompañamiento de Colombia, México y Dominicana, que conformarían una especie de rama de la OTAN o nueva FIP, para operar en el Gran Caribe y Centroamérica, área sembrada de bases militares estadounidenses.

Lo de “perseguir el crimen organizado en la región del Caribe” es una gran falacia, puesto que en ese conjunto abundan Estados delincuentes, destacándose el propio régimen dominicano, EEUU, Haití y Colombia.

La “estabilidad” y la “seguridad” a defender son la del erosionado poder imperialista estadounidense en fase de decadencia, la del dominio de sus corporaciones, entre las que se destacan voraces y depredadoras corporaciones mineras. Aquí: Barrick Gold, Falcondo, Uni Gold, Gold Quest, entre otras. Y todo esto en medio de su declive de gran potencia respecto a Rusia y China Popular.