Domingo  25 de Agosto de 2019 | Última actualización 09:25 PM
Ni repostulación ni continuismo
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 7:43 PM

Danilo Medina vió la imposibilidad de repostularse, debido a que no sólo carecía del número de congresistas comprados que sumaran las dos terceras partes de votos necesarios para un nuevo crimen de modificar la Constitución, sino que además tenía a los congresistas del PRM en contra, y los que estaban con Leonel Fernández manifestándose en contra de ese propósito.

Aparte de que el pueblo está harto de que todo el que quiera reelegirse, apela a la modificación de la carta magna, para lograr ese objetivo.

Tampoco podemos olvidar, de que el poder hegemónico imperial, está en desacuerdo con la permanencia en el poder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), porque le puede poner en peligro la democracia, y por tanto, los intereses económicos de los Estados Unidos en el país.

Todos sabemos que Danilo fue llamado por el secretario de defensa del imperio, Mike Pompeo, y le "jalaron la soga". No cabe duda de que esto es injerencismo, sin embargo, aunque desistió de la idea de reelegirse, no se le quita en ningún momento la posibilidad de continuar mandando, es decir el poder detrás del trono.

Y que mejor que traer por los cabellos al exministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, como su delfín, como un as sacado de la manga, con el fin de seguir en el poder como hacía Trujillo, que ponía un títere para que se ejecutaran única y exclusivamente lo que emanaba de su mente.

Es obvio que la preocupación principal de Danilo, su cuñada, su grupo, Rubén Bichara, etcetera, es ir a la cárcel cuando se haga un verdadero juicio del caso Oderbrech-Punta Catalina. Van todos para la chirola, incluido el payaso del procuradorcito.

Por eso hemos visto como una facción de los traidores a su pueblo del partido reformista, están pidiendo reformar como quiera la Constitución, para permitir que Danilo en el 2024 pueda repostularse de nuevo a la presidencia de la República.

Y para nuestra sorpresa, vemos a Hipólito Mejía, otro traidor antidominicano, apoyando eso. ¿Habra recibido dadivas de Dañino Medina o tiene alguna implicación en obras de grado a grado y en el caso Odebrecht? Si la respuesta es afirmativa, ¿lo comprometen a seguir la suerte de estos malos dominicanos hasta el final sin olvidar la traición que significa y el daño a su propio partido?

Para concluir, sería grandemente beneficioso que el pueblo se disponga por el mecanismo que sea, a salir de estos bastardos antipueblo, corruptos, ladrones agrupados en una asociación de malhechores, pero si la mayoría le grita "¡Nunca más Leonel Fernández, nunca más Danilo Medina, nunca más Hipólito Mejía, los tribunales y la historia los condenarán algún dia.