Miercoles  20 de Noviembre de 2019 | Última actualización 05:44 PM
Rumania celebrará sus elecciones presidenciales este domingo
Por: Prensa Latina | 9:16 AM

BUCAREST, 8 de noviembre, 2019 (PL).- Rumania celebrará el próximo domingo elecciones presidenciales en las que, según sondeos, el mandatario saliente, Klaus Iohannis, debe ganar la primera vuelta y obtener otro mandato de cinco años tras la segunda ronda, el 24 de noviembre.

Iohannis fue elegido quinto presidente de Rumania el 16 de noviembre de 2014, el mismo año en que se convirtió en líder del Partido Nacional Liberal (PNL). Entonces se inscribieron para votar alrededor de 18 millones 400 mil electores, pero asistió el 39,46 por ciento de esa cifra.

Según analistas, el dirigente de centroderecha, de 60 años, es un ferviente defensor de los "valores europeos" y comparte las posiciones de Alemania y Francia en la mayoría de las políticas del bloque comunitario.

Las encuestas indican que el segundo puesto estará entre la ex primera ministra socialdemócrata (PSD), Viorica Dancila, recientemente destituida por el parlamento; Dan Barna, jefe de un joven partido proeuropeo (USR) y el ex-actor Mircea Diaconu.

Esta vez el PSD, una formación política extendida por todo el país de 20 millones de habitantes, no está seguro de clasificar para la segunda vuelta, a pesar de su larga historia al frente de Rumania, donde gobernó durante las últimas tres décadas.

En 2015, los socialdemócratas fueron expulsados del Ejecutivo por una protesta popular tras el incendio de una discoteca en Bucarest donde murieron 63 personas.

El PSD se recuperó a finales de 2016 gracias a su base electoral, más bien rural y de edad avanzada, pero se enfrentó a un nuevo movimiento de protesta cuando intentó destruir el sistema judicial, incluida la legislación contra la corrupción.

Finalmente, el pasado 10 de octubre fue derrocado el gobierno socialdemócrata de la primera ministra, Viorica Dancila, con una moción de censura presentada por el PNL y aprobada por el Parlamento, que acusó al gabinete de socavar las instituciones y la economía con prácticas nepotistas y corruptas.

Dancila, de 55 años, se presentó a las elecciones presidenciales como la candidata que defiende los intereses de los rumanos ante la UE, mientras Iohannis promovió su campaña como una votación en contra los 'últimos vestigios del comunismo', haciendo referencia al PSD.