Lunes  25 de Mayo de 2020 | Última actualización 08:33 PM
A propósito de las elecciones del 5 de julio de 2020
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 7:34 AM

El 24 de abril, cuando se conmemora un año mas de la gesta histórica en que este pueblo se envalentonó y decidió romper con el estado de opresión en que lo tenían sometidos los grupos hegemónicos tradicionales de poder, los mismos desde los tiempos de Horacio Vázquez.

Ellos quitan y ponen presidentes, y además, se sirven con la cuchara grande, mientras el pueblo languidece. Desde ese tiempo, que nos trajo de herencia al sátrapa Trujillo, hecho precedido porque el presidente Vásquez quería extender dos años más su gobierno.

Al igual que hoy, el presidente que tenemos en el 2020, también utilizando la pandemia de coronavirus, quiere meterle al pueblo la extensión de un gobierno que tiene harto al país, con todos visos de querer instalar otra dictadura, como la que instaló Trujillo que desde el 1930 nos masacró por 31 años de opresión, crimen, sudor y sangre.

Pero ya no estamos en los tiempos de Lilís, ni de Ramón Cáceres, ni tampoco cuando se tuvo que sacar a Trujillo del poder, ajusticiándolo en la autopista 30 de mayo. No, hoy en día se recurren a los medios políticos de las elecciones mejoradas un poco, aunque se siguen pretendiendo hacer los mismos fraudes de aquellas épocas que creíamos superadas.

En la actualidad tenemos una pandemia, que por razones del ciclo natural del virus, tiene que ir por fuerza cediendo, porque ya lleva más de 45 días y pierde virulencia, contando con que este es un país tropical, de fuertes rayos ultravioletas del sol, los cuales tienen el poder de disminuir la virulencia (poder de transmisión y de enfermedad) y de matarlo.

Pero además, la población ya ha ido adquiriendo el conocer que no debe haber aglomeraciones, y la distancia de metro y medio. A pesar de que da la impresión, de que el gobierno si quiere aglomeraciones, en los mercados, en los bancos, y en los supermercado.

Si el gobierno quiere dar funditas, debe mantener a los beneficiarios guardando distancia física, mascarilla y no aglomerarse.

De no ser así, la epidemia tardará más en desaparecer, y así habrá una excusa para no realizar las elecciones como pautó la Junta Central Electoral el 5 de julio, por lo cual los empresarios que gobiernan podrán hacer más negocios con los insumos que conlleva el Covid-19, y podrán retrasar más el tiempo, para poder tapar antes de salir del poder, los numerosos negocios fraudulentos que han realizado en 20 años de gobierno maldito.

La enfermedad por coronavirus, como agente de afección respiratoria que es, vino para quedarse, y habrán brotes frecuentes, que al incidir en una población con una inmunidad baja producirá neumonías y muertes, como una forma más de morir, al igual que otras tantas, que existen cuando el ser humano cumple su ciclo de vida. Habrán brotes, como ha ocurrido con la influenza, muchos decesos, y otra parte de la población se queda inmunizada, no sabemos hasta cuando.

Prueba de lo que estoy diciendo, fue una epidemia de gripe que hubo en el país en el 1918, y que provocó una gran cantidad de muertos; debemos recordar que en ese momento estábamos invadidos por el imperio norteamericano.

En resumen, creemos que ya es tiempo -tomando las precauciones- de comenzar a reactivar la vida nacional, de lo contrario los muertos de hambre serán más que los provocados por Covid-19, ya que tenemos una gran cantidad de familias que dependen del día a día, y que se ha demostrado con creces que era mentiras que el PLD como partido en el poder había sacado de la pobreza.

Se pueden dejar cerradas las discotecas, las reuniones presenciales, activar los mercados, pero guardando precauciones; guardar distancias entre los bancos, uso de las mascarillas, etcétera.

El presidente Danilo Medina está pidiendo de forma reiterada la extensión del toque de queda, dizque para evitar la mayor difusión de la enfermedad, yo creo que esos 25 dias que el pide, es para que queden justos casi los días que tienen que realizarse las elecciones, prorrogarlas, y que esto le permita prolongado su mandato.

No creemos que esto sea necesario, porque quieran o no, el virus ya va declinando, y lo que están es prolongando la agonía de un gobierno desgastado, con métodos obsoletos de gobernar; con un palacio lleno de comerciantes y que le tienen un miedo atroz a ser juzgados por los numerosos negocios fraudulentos que han llevado y llevan a cabo, pensando que pueden tapar las acciones de todas sus mafias.

No queremos al Partido de la Liberación Dominicana en el poder ni un día más del 16 de agosto del 2020, porque se ha convertido en la pesadilla más grande que como gobierno nos ha tocado, siguiendo los pasos a Trujillo y Balaguer.