Lunes  25 de Mayo de 2020 | Última actualización 08:33 PM
Cuba denuncia el silencio cómplice de EU trasel ataque a embajada
Por: Prensa Latina | 9:47 PM

LA HABANA, 21 de mayo, 2020 (PL).- Cuba reiteró hoy que cada día que pasa sin que Estados Unidos se pronuncie sobre el ataque terrorista a la embajada de la isla en Washington, demuestra la complicidad del gobierno norteño con el hecho.

De esa forma el director de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossio, denunció que 20 días después de la agresión armada a la sede diplomática, donde no hubo víctimas por casualidad, la isla no ha recibido una respuesta oficial por parte del ejecutivo norteamericano.

Estados Unidos aún debe explicar cuáles son los vínculos de un centro religioso de La Florida con el atacante que ametralló la embajada y la relación de ese individuo con los planteamientos agresivos promovidos en ese sitio contra Cuba, manifestó el diplomático.

También se refirió a los fondos y programas de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) para apoyar la subversión en la isla, un presupuesto que en los últimos años asciende a 40 millones de dólares anuales provenientes de los bolsillos de los contribuyentes estadounidenses.

Ese dinero queda mayormente en manos de personas del sur de La Florida que han vivido durante años de la agresividad y la hostilidad hacia Cuba, afirmó Cossio.

Por otro lado, respecto a la influencia de los temas vinculados a la isla caribeña en el contexto electoral de Estados Unidos, el funcionario diplomático comentó que no deben tener un peso significativo, entre otras cuestiones, porque demográficamente los cubanos son minoría.

Eso nos hace pensar que la maquinaria política de ambos partidos, principalmente el Republicano, no toma mucho en cuenta el criterio de los votantes cubanos, los utilizan y hablan en nombre de ellos, pero no los representan, declaró.

Añadió que hay figuras de origen cubano dentro de la maquinaria política republicana que han hecho dinero sobre la base de la corruptela estadounidense, el gansterismo, ligados a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y a servicios especiales que actúan fuertemente contra la mayor de las Antillas.

Esos, consideró el diplomático, son los que supuestamente hablan en nombre de los cubanos, aunque no significa que aquellos con orígenes en la isla sean tenidos en cuenta o vayan a tener peso en los resultados electorales de noviembre de este año.

Además, es difícil pensar que la mayoría de los cubanos residente en la nación norteña respalden una campaña que entorpece las relaciones con sus familiares en la isla, apuntó Cossio.