Martes  20 de Octubre de 2020 | Última actualización 08:55 PM
Impone el gobierno de Uruguay presupuesto de recortes sociales
Por: Prensa Latina | 7:38 AM

MONTEVIDEO, 17 de octubre, 2020 (PL).- La mayoritaria coalición gubernamental de derecha en la Cámara de Diputados de Uruguay consolidó en la semana un presupuesto quinquenal de recortes en áreas claves para la población al que se opuso el Frente Amplio.

Tras su aprobación al amanecer del viernes, los representantes frenteamplistas Bettiana Díaz y Gerardo Núñez ratificaron que el proyecto tiene como único objetivo la reducción del déficit fiscal y recaerá sobre las espaldas de los trabajadores, jubilados, pensionistas y empresas públicas.

A lo largo de prologadas jornadas de intenso debates la fuerza política de izquierda contrastó que mientras el plan de gastos genera, en un escenario de supuesta austeridad, aumentos salariales de directivos de ministerios en 2021 las maestras tendrán una caída de sueldos del cinco por ciento equivalente a 18 días de trabajo gratis.

La bancada opositora señaló la contradicción de eliminar la obligación de funcionarios públicos de justificar documentalmente viáticos por viaje y a la vez revisar la gratuidad en pasajes de autobuses para estudiantes en largos desplazamientos a sus centros de enseñanza.

En el balance estos siete días transcurridos, se introdujeron algunos pocos cambios y algunas iniciativas oficialistas quedaron en el camino.

Después de insistentes reclamos previos desde la Universidad de la República y la Tecnológica la Oficina de Planeación y Presupuesto les reasignó partidas adicionales que estaban destinas a otros capítulos de gastos.

La vicepresidenta Beatriz Argimón se montó en ese tren para desviar recursos hacia el sostenimiento de tres juzgados de violencia basada en género, al tiempo que su bancada accedió a resolver pagos pendientes a funcionarios del Poder Judicial.

Tras varias idas y vueltas, los legisladores llegaron a un acuerdo con el equipo económico sobre las licencias médicas de los funcionarios públicos que buscaba equiparlos a las reducidas en el sector privado.

La liberación del ministerio de Industria de privatizar la importación de combustibles se limitó a solo para cargar embarcaciones marítimas.

A pesar de los intentos hasta último momento, para absorber la Presidencia del país el Programa de Mejoramiento de Barrios y los asentamientos, quedará en la órbita del Ministerio de Vivienda, algo que defendieron contra el Partido Nacional sus socios de coalición Colorado y Cabildo Abierto, y desde un principio el Frente Amplio.

Entre los temas a reconsiderar en el Senado destaca la cogobernanza del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en la proyectada Unidad Agroalimentaria Metropolitana, una obra perteneciente a la Intendencia de Montevideo, en un paso que el Frente Amplio calificó de despojo y rapiña.