Domingo  17 de Enero de 2021 | Última actualización 07:40 AM
Mentiroso patológico
Por: Columnista de Barrigaverde.net | 9:59 AM

A raíz de el sometimiento formal a la justicia de los implicados en actos de corrupción del pasado gobierno y las posibles medidas de coerción, pudimos comprobar una vez más, de que el expresidente Danilo Medina Sánchez es un mentiroso patológico, es decir un individuo que miente con un descaro sin límites, y que además es capaz de creerse sus propias mentiras.

El hombre habló con cara dura de la honestidad de su gobierno, y de la seriedad de sus hermanos, hoy encausados, y faltan otros de su familia, que también son carne de presidio, sabiendo él que de lo mínimo que se puede sometersele, su familia y a su gobierno es de asociación de malhechores.

Parece ser que también él cree que este pueblo es desmemoriado, y que aún el ciudadano promedio tiene los ojos cerrados. Todo el pueblo Dominicano ya conoce y reconoce el desastre de gobierno que escenificó, su comité central y político de su Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Saquearon el erario, y en siendo cosas e instituciones que tocaron la pudrieron y la dejaron mal oliente. Por donde quiera que se corte, sale pús.

Todos podemos recordar, cuando dijo solemnemente que no se reelegiría; esto fue en el 2015, y que el que lo intentara, sería capaz de comerse un tiburón podrido, sin darle siquiera nausea, y que este pueblo no estaba preparado para la reelección.

Aquí también demostró su condición de mentiroso patológico, ya que poco después estaba moviendo las teclas en el Senado y en la Cámara de Diputados, para que con la compra de legisladores, banales y también corruptos, para que le aprobaran la modificación de la Constitución de la República, con el fin de reelegirse.

En el 2020 volvió a faltar a su palabra, y ya se estaba moviendo para cambiar de nuevo el artículo que en la Constitución le permitiera reelegirse, a fin de afianzarse en el poder; seguir no se sabe hasta cuando, en su afán dictatorial, ya se le veía hasta con una cachucha como la que puso de moda Charles de Gaulle en los ambientes militares.

Pero el imperio primero y el pueblo después, tenían los planes de que saliera del poder por los malos gobiernos, por el robo de él, sus cercanos y lejanos seguidores, que lograron endeudar este país como nunca se había visto en toda su historia.

Todos esos ladrones, abusadores de pueblos indefensos, tienen que ir a parar a la cárcel, y es un clamor popular de que hay que quitarles lo que se robaron, para esos dineros ser usados en salud, educación y en desarrollo.

Urgentemente hay que hacer cambio constitucionales, que impidan que sinvergüenzas así vuelvan ni siquiera acercarse al Estado, y que tampoco sea nuestra Constitución tan frágil que permita que estsa sea un pedazo de papel, como un día dijo el dictador ilustrado Joaquín Balaguer.

Tampoco pueda ser modificada al antojo por un grupo de facinerosos, truhanes y vende Patria. Es preciso, a través de una participación del pueblo, blindar la carta magna e incluir la pena de muerte, para todo el que se robe el erario y otras patológicas actitudes, en desmedro de nuestro Pueblo.

Y así como él hay otros, que no podemos permitir que se acerquen nunca más a la Presidencia de la República, ni a ningún cargo público, porque vuelven a repetir lo mismo o peor.

● El autor es médico-cirujano, abogado y escritor.