Las armas, las FARC-EP y el poder establecido