Una lección para el gobierno