¿Trump, por el camino de W. Bush?