El Capitán: lo que el cine europeo todavía tiene por contarnos.