Para mayoría de brasileños difundir fake news amenaza la democracia