La salud pública no es caridad