Trump y Biden encarnan la dominación