Triunfo de Joe Biden crea nueva realidad que Gobierno debe entender