Un gobierno efectista, pero también podrido y entreguista