La violencia contra la mujer, enraizada en la República Dominicana