Detenidos por corrupción destruían evidencias e intimidaban a testigos