Esta tarde vi llover y no estabas tú, querido Armando Manzanero