La autocensura es silencio cómplice…