Lunes  18 de Octubre de 2021 | Última actualización 12:44 PM
Por: Editor de Internacionales | 3:10 PM

LA HABANA, 29 abr (PL).- El presidente cubano, Raúl Castro, demandó hoy un cambio fundamental en las relaciones internacionales y dijo que no es legítimo ni éticamente aceptable un ordenamiento global inspirado en pretensiones hegemónicas.

El bloqueo de EE.UU. a Cuba sigue intacto, subrayó Raúl.

Discurso íntegro de Raúl Castro

El mandatario, en su carácter de presidente del Movimiento de Países No Alineados, pronunció el discurso central en la sesión que dio inicio a los trabajos de la reunión a nivel ministerial del Buró de Coordinación de esa organización.

En su intervención recordó que los desafíos identificados en la última Cumbre del Movimiento, en septiembre del 2006, no sólo se mantienen sino se han hecho más peligrosos y urgentes.

Por ello, la necesidad de que el Movimiento de Países No Alineados actúe de manera concertada es más perentoria, puntualizó.

Añadió que afecta al mundo una profunda crisis económica, social, alimentaria, energética y ambiental, la cual adquirió carácter global y existe una conciencia creciente de que es preciso encontrar respuestas a corto plazo.

Si no actuamos con la firmeza y urgencia requeridas serán nuevamente nuestros pueblos los que sufrirán por más tiempo las peores consecuencias de esta crisis, afirmó.

Raúl Castro agregó que es imposible mantener los injustos e irracionales patrones de consumo que sirvieron de base fundamental al ordenamiento internacional vigente impuesto por unos pocos.

El neoliberalismo, como política económica, ha fracasado, el mito de las bondades del mercado y de su desregulación, los supuestos beneficios de las privatizaciones y de la reducción de la capacidad económica y redistributiva de los Estados, son hoy profundamente cuestionados, manifestó.

Evocó las palabras del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en ocasión de asumir Cuba por primera vez la presidencia de NOAL, en 1979, cuando alertó sobre las negativas consecuencias del gasto de más de 300 mil millones de dólares en armas y la existencia de una deuda externa de los países subdesarrollados por un monto similar.

En esa ocasión, Fidel Castro calculó que, con esa cifra, se habrían podido construir en un año 600 mil escuelas o 60 millones de viviendas o 20 mil fábricas capaces de generar empleo a más de 20 millones de trabajadores o habilitar para el regadío 50 millones de hectáreas para alimentar a mil millones de personas.

Por supuesto, nada se hizo y la situación se agravó dramáticamente y baste señalar que los gastos militares anuales rebasan en la actualidad la cifra de un millón de millones de dólares y el número de desempleados en el mundo podría incrementarse este año a 230 millones, explicó.

Citó también que la ONU estimó en 80 mil millones de dólares anuales durante unas décadas los fondos necesarios para acabar con la pobreza, el hambre y la carencia de servicios de salud, educación y viviendas en todo el planeta.

Esa suma es tres veces menor de lo desembolsado cada año por los paÃ�ses del sur por concepto de deuda externa y es imprescindible un cambio fundamental en el sistema de relaciones económicas internacionales, afirmó.

Expresó que la superación de la crisis económica global demanda una acción concertada con la participación universal, democrática y equitativa de todas las naciones, pues la respuesta no puede ser una solución negociada a espaldas de Naciones Unidas por los mandatarios de los países más poderosos.

La solución del G-20 de fortalecer el papel y las funciones del FMI, cuyas políticas funestas contribuyeron decisivamente a la génesis y agravaron la magnitud de la actual crisis, no resuelve tampoco la desigualdad, las injusticias y la insostenibilidad del actual sistema, recalcó.

El presidente Raúl Castro calificó de marco imprescindible para buscar soluciones de consenso a la grave situación existente a la Conferencia de Alto Nivel de la ONU sobre la crisis económica y financiera y su impacto en el desarrollo, prevista del 1 al 3 de junio próximo.

El ejercicio del multilateralismo requiere un estricto respeto a la soberanía de los Estados y la autodeterminación de los pueblos, prescindir de la amenaza y el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, el cese de las conductas imperiales y poner fin a la ocupación extranjera y las agresiones contra el pueblo palestino, resaltó.

Raúl Castro llamó a trabajar para asegurar una exitosa XV Conferencia Cumbre de los No Alineados en Egipto el próximo mes de julio, a evaluar de modo crítico lo realizado hasta hoy y a trazarse objetivos y metas que respondan a los problemas y desafíos actuales y del futuro.

El Movimiento tendrá ahora heroicas batallas que librar frente al unilateralismo, el doble rasero y la impunidad de los poderosos, por un orden internacional más justo y equitativo frente al neoliberalismo y el despojo, por la sobrevivencia de la especie humana frente al consumo irracional de los países ricos, dijo.