Jueves  20 de Enero de 2022 | Última actualización 07:51 PM
Celulares y subdesarrollo
Por: OMAR PÉREZ SALOMÓN | 11:17 PM

La Unión Internacional de Telecomunicaciones, según noticia publicada por la agencia Reuters, destaca que dos tercios de las suscripciones de teléfonos móviles en el mundo están en los países en vías de desarrollo y la tasa de crecimiento más alta se ubica en África, donde una cuarta parte de la población cuenta con celulares.

Pudiera parecer un resultado trascendental si no fuera porque precisamente en ese continente se encuentran los países de más alto índice de pobreza, de mayor tasa de analfabetismo, de mortalidad infantil y de menores posibilidades de acceder a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.

En su informe “Medición de la Sociedad de la Información” este organismo de las Naciones Unidas indica que solo uno de cada 50 africanos tenía un móvil en el 2000 y ahora un 28 por ciento tiene una suscripción; pero puntualiza que Internet es bastante menos accesible en las zonas más pobres del mundo, por ejemplo en África, donde apenas un 5 por ciento de la población tiene acceso a la red. Y agrega “el acceso fijo a Internet en los países en vías de desarrollo es aún limitado y, donde se encuentra disponible, a menudo es lento y/o caro”.

La dispersión geográfica en que vive una parte importante de la población de los países subdesarrollados, constituye uno de los principales obstáculos para que esta pueda acceder a mejores condiciones de bienestar y a las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Si bien, inversiones significativas en el sector de las telecomunicaciones han llegado a varios países a través de empresas transnacionales, no es suficiente y no está distribuida equitativamente. El 60% del total de la población de los países subdesarrollados habita en zonas rurales, sin embargo, más del 80% de sus líneas telefónicas están situadas en las urbanas.

En Cuba, a pesar del bloqueo aplicado por el imperialismo norteamericano, que ha limitado la adquisición de equipos de comunicaciones y el crecimiento de la densidad telefónica, entre los años 1959 y 2008, la Revolución invirtió más de dos mil millones de pesos en las redes de comunicación, alcanzándose al cierre del 2008 1,4 millones de líneas en servicio.

Este ingente esfuerzo realizado a lo largo y ancho de nuestra isla, logró reducir la brecha de la tenencia de teléfonos y de acceso al servicio telefónico entre la capital y el resto del país, donde en estos años, el peso relativo de las líneas telefónicas instaladas pasó del 27% al 50% en el interior del país.

La modernización de la infraestructura, el índice de digitalización en el país de un 97%, entre otras razones, favorecen potenciar paulatinamente en la actualidad el servicio de telefonía celular, que alcanza a más de un 80% del territorio nacional. Ello propiciará obtener financiamiento para continuar el desarrollo de la telefonía fija y de la conectividad por cable, vital en el propósito de informatización de la sociedad.

Independientemente, de que el pasado 13 de abril el gobierno de Barack Obama, anunció que autorizaría a las empresas de servicio de telecomunicaciones de Estados Unidos, a iniciar las negociaciones y operar conforme a acuerdos de servicio Roaming con las empresas de servicio de telecomunicaciones de Cuba, la modernización de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, ETECSA, se ha puesto en función, como prioridad, de beneficiar a los territorios con más baja densidad de teléfonos y llevar las comunicaciones hasta los lugares más apartados. La operadora cubana de celulares tiene convenio de Roaming con unas 300 operadoras de más de 100 países.

A diferencia del objetivo que tienen las principales empresas celulares que operan en los países del Sur, que solo buscan incrementar las ganancias de los dueños, en Cuba la expansión de la telefonía celular va aparejado con el desarrollo de la sociedad y la solución de las necesidades vitales del ser humano.