Domingo  05 de Diciembre de 2021 | Última actualización 10:57 PM
Ejército irrumpe en fincas sin compañía de fiscal en madrugada de ayer
Por: ARMANDO PASCUAL MADE | 7:46 AM

SAN JUAN DE LA MAGUANA, 25 de noviembre, 2021.- Patrullas militares están incursionando en fincas agrícolas y ganaderas, y viviendas de las mismas en esta provincia, con la excusa de que están buscando indocumentados haitianos, pero esas acciones no están acompañadas de ningún representante del Ministerio Público ni inspector de Migración, lo que es una flagrante violación de propiedad y de los derechos ciudadanos.

Miembros del Ejército de la República Dominicana, irrumpen en horas muy tarde de la noche y de la madrugada en esas propiedades, forzando puertas de viviendas y penetrando a las mismas, lo que mantiene en zozobra a trabajadores dominicanos que están encargados de la vigilancia de fincas agrícolas y ganaderas, que en ocasiones son robadas por desconocidos.

En la madrugada del miércoles, una patrulla de soldados en un camión militar se presentaron a la sección La Ceyba e irrumpieron en varias propiedades, sin compañía de un fiscal ni inspector de la Dirección General de Migración; y la semana pasada escenificaron disparos en el distrito municipal de Pedro Corto, sin que nadie resultara herido ni detenido, pero provocando alarma en la población.

Según denuncias, hechas llegar a este medio, desde hace años los soldados apresan a labriegos haitianos indocumentados y los conducen a sus respectivas dotaciones militares y tras recibir sumas indeterminadas de dinero de parte de los propietarios de fincas, son liberados y poco tiempo después vuelven a ser reapresados, repitiéndose el ciclo.

Según se dijo, los agricultores y ganaderos que pagan "peajes" a los militares regularmente, los labriegos haitianos indocumentados que laboran para ellos no son perseguidos ni apresados.

Denuncias de jornaleros haitianos indocumentados entrevistados, precisan que tras realizar sus labores agrícolas, y antes de recibir la paga por su trabajo, son denunciados por algunos dueños de pequeñas propiedades para que sean apresados por los militares y repatriados, y así evadir los pagos correspondientes.

El Gobierno Dominicano, a través del Ministerio de Interior y Policía y la Dirección General de Migración ha dispuesto documentar a los haitianos que laboran en el país, para contabilizarlos y saber su ubicación, con la prohibición de trasladarse fuera de su lugar de trabajo para otras comunidades.

Al parecer, la disposición del Gobierno Dominicano de censar la presencia de haitianos en el territorio nacional, con las condiciones antes señaladas, ha desesperado a los soldados y superiores que hacen negocio, incrementando sus acciones y cobrándoles peajes a los dueños de finca y a los mismos extranjeros detenidos en esas condiciones.

Esa conducta de los soldados provocará que los haitianos indocumentados que laboran en propiedades agropecuarias, por temor a ser apresados, no concurran a las oficinas de registros que se abrirán en distintas regiones del país.

El ministro de Defensa de la República Dominicana, Teniente General Carlos Luciano Díaz Morfa, E.R.D. (DEM), el ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez, el titular de la Dirección General de Migración, Enrique García, la procuradora general de la República, magistrada Miriam Germán Brito deben intervenir para frenar esas acciones violatorias a la Constitución y a las leyes.

La Dirección General de Migración de la República Dominicana, es el organismo gubernamental llamado a ejercer la salvaguarda jurídica de la soberanía de nuestro territorio a través del control migratorio, en cumplimiento y aplicación a la Ley 285-04, relativas a la entrada y salida de ciudadanos dominicanos y extranjeros.

También su reglamento de aplicación número 631-11, registro y regularización de la permanencia en el territorio nacional de aquellas personas que reúnan las condiciones legales correspondientes, según la naturaleza de su admisión a la luz de la ley.

"La incursión de soldados en propiedades agrícolas y ganaderas, sin la compañía de un representante del Ministerio Público y en horas de la madrugada debe cesar de inmediato, porque constituye una violación a la Constitución y las Leyes de la República Dominicana y a la paz laboral", es una de las peticiones hechas por agricultores y ganaderos de esta provincia.