Opiniones

Contratos Abusivos

Por EMMANUEL ABREU REYES

Con el último contrato que autorizó el actual congreso, aprobando las negociaciones que ha hecho el gobierno con los aeropuertos del país, nos hemos dado cuenta que navegamos en las mismas aguas de cuando se firmaron los contratos del peaje de la autopista que va a Samaná, así como las negociaciones de Pueblo Viejo y las de la Barry Gold, además de otras en donde ha primado siempre el interés personal de los contratantes, y no el interés del país que les vio nacer.

Me refiero al contrato de la compañía francesa y Aerodom, por la friolera de 30 años, sin tomar en cuenta que al contrato actual, subscrito por Estado Dominicanos, les faltan 7 años para finiquitar.

Este contrato es lesivo para el pueblo dominicano, ya que los Aeropuertos son «una mina», en lo referente a la entrada de dinero, y estos malos dominicanos les conceden exenciones hasta en el combustible que consumirán en todo ese tiempo, y también cubren a estos extranjeros, que si no llegan el número de viajeros estipulados, esto será pagado por el Estado, entiéndase, algo muy parecido al peaje sombra de la carretera Santo  Domingo Samaná.

Claro, pagado con dinero de nuestros impuestos, que debieran ser utilizados para corregir el déficit en educación, por ejemplo, condición que nos mantiene en el subdesarrollo, porque sabido es, que un pueblo ignorante es mas fácilmente dominable. Prueba de eso, es que a pesar de que en nuestras narices se está gestando esta barbaridad, y no se ha visto ni una protesta masiva, que presione a los legisladores para que por prebendas no accedan a firmar ese contrato leonino.

Se tata de lograr el dinero que asegure la victoria electoral de los actuales incumbente a la Presidencia, al Senado de Senadores y a Cámara de Diputados, así como las municipales; no importa si es a costa de sacrificar a este empobrecido pueblo dominicano. Ya no aguantamos más deudas, ni tampoco continuar con esta deuda externa que nos pone la soga al cuello, no sólo a nosotros, sino también a nuestros tataranietos que ya tienen participación en esta deuda multimillonaria.

De hecho y para que no se nos olvide, debemos recordar de cómo Leonel Fernández nos endeudó, con la Sun Land, con el contrato de la Barry, con los Supertucano, y luego Hipólito, entre otras cosas, con la quiebra del Baninter, y Danilo que permitió que sus hermanos y allegados, pusieran en ejecución la corrupción mas grande que se recuerda en la historia de este país, sin olvidar a Punta Catalina , y Odebrecht.

Por lo visto, a ninguno de los últimos presidentes les ha importado su país, esperemos que el actual no llegue a lo mismo, aunque las señales apuntan a que se están pareciendo; que esperamos no sea como dos gotas de agua.

Ya se parecen en el gasto propagandístico, y  en el gasto desmedido, no para los bolsillos del presidente que no necesita, pero sí para algunos allegados protegidos por el oficialismo. En la justicia hemos visto algunos buenos ejemplos, pero espero que no se detengan ahí.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba