Regionales

Cuba y República Dominicana unidas en la ciudad de Montecristi

Por Prensa Latina

SANTO DOMINGO.- Las ideas de José Martí y Máximo Gómez para la independencia de Cuba fueron puestas de relieve en una conmemoración efectuada en la ciudad de Montecristi, donde hace 128 años firmaron el acta de inicio de la contienda.

Este sábado, personal de la embajada de Cuba en República Dominicana, miembros de la brigada de solidaridad que lleva el nombre del Generalísimo y una representación de cubanos residentes visitaron la Casa Museo Máximo Gómez, donde varios oradores destacaron la significación histórica de la elaboración y firma por los dos patriotas del Manifiesto de Montecristi.

Fue en esa modesta residencia donde el 25 de marzo de 1895 Martí y Gómez suscribieron el documento que expone las ideas para organizar la guerra de independencia cubana.

La embajadora de Cuba en República Dominicana, Milagros Carina Soto, destacó los lazos que unen a cubanos y dominicanos en la lucha por la soberanía y agradeció a nombre del Gobierno y pueblo de su país por hacer de ese sitio un lugar sagrado de la patria.

Cuando una viene y aprecia cómo se conserva esta casa, apuntó, comprende las palabras del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, quien al visitar el país en 1998 expresó: “esta es la tierra que más puede emocionar a un modesto corazón cubano”.

Soto agradeció el apoyo de los dominicanos en la lucha de Cuba por su soberanía y contra el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, y en su aspiración de hacer un mundo de mayor justicia para todos.

Por su parte, el escritor e historiador dominicano Luis de León, manifestó que en nombre de la cátedra José Martí que dirige, le honra recordar ese gesto histórico de amor e independencia de dos grandes de América.

También hablaron Danilo González, director provincial de Cultura, quien rememoró la firma del trascendental documento, y Nelson Valdés, presidente de la Asociación de cubanos residentes Máximo Gómez, entre otros oradores.

Valdés sostuvo que la proximidad entre los dos países caribeños no es solo geográfica, sino que se mantiene desde el instante en que se juntaron en Montecristi los dos patriotas.

Momento especial lo constituyó la colocación de una ofrenda floral en el patio de la casa museo, junto a los bustos de Máximo Gómez (1836-1905) y José Martí (1853-1895) y las banderas de las dos naciones.

Con posterioridad, los presentes se trasladaron al lugar conocido como La Playita, en la propia ciudad de Montecristi (al norte del país y cerca del límite fronterizo con Haití), desde donde salieron Martí y Gómez rumbo a Cuba con el fin de incorporarse a la guerra necesaria.

Para los cubanos es inolvidable la visita a la modesta casa de Montecristi donde impresiona pensar que allí, junto a aquel mueble parecido a un buró, estuvieron Martí y Gómez.

Antes de regresar a Santo Domingo, la comitiva encabezada por la embajadora Milagros Carina Soto visitó el monumento en homenaje a Fidel Castro en Maizal, provincia de Valverde, al noroeste del país.

Oscar Beillard, quien donó junto con su familia el terreno para la realización de la obra, expresó a Prensa Latina que esa idea nació durante uno de sus viajes a Cuba, en especial cuando conoció Dos Ríos, lugar donde cayó en combate el 19 de mayo de 1895 el revolucionario José Martí.

El mausoleo en forma de pirámide tiene unos cinco metros de altura y cuenta con una tarja en homenaje al líder histórico de la Revolución.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba