Mundo

Documentos filtrados evidencian la «alta probabilidad» que tiene China de penetrar las defensas de EE.UU.

Por Rusia Today

  • El Pentágono manifestó preocupación por el desarrollo del misil balístico DF-27, que, según sus datos, cubrió en 12 minutos una distancia de 2.100 kilómetros durante una reciente prueba.

WASHINGTON.- En medio de más de un centenar de documentos filtrados del Pentágono y agencias especiales de Estados Unidos, los periodistas han rastreado las deliberaciones de altos funcionarios sobre el desarrollo armamentista de China y la eventual capacidad de Pekín para penetrar los sistemas antimisiles estadounidenses.

Un documento clasificado del secretario de Defensa y presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., del 28 de febrero de este año, al que obtuvo acceso Daily Calier, se hace eco de la prueba en China de un misil balístico Dongfeng-27 (DF-27), capaz de portar ojivas hipersónicas, que se llevó a cabo el 25 de febrero. El DF-27 sobrevoló una distancia de 2.100 kilómetros en unos 12 minutos.

El misil, aún en desarrollo, está diseñado para mejorar las capacidades de China para atacar objetivos más allá de la Segunda Cadena de Islas en el Pacífico y tiene una «alta probabilidad de penetrar los sistemas antimisiles estadounidenses», se afirma en el informe.

La mencionada Segunda Cadena de Islas es la frontera oriental del mar de Filipinas, e incluye las islas Ogasawara y las de Los Volcanes de Japón, así como las Marianas, que abarcan Guam y Nueva Guinea Occidental. Se considera la segunda frontera marítima de contención de EE.UU. frente a China.

Entretanto, hay poca información disponible sobre el DF-27. En un informe del Departamento de Defensa de 2021, lo describen como un misil balístico de largo alcance, de entre 5.000 y 8.000 kilómetros, lo que significa que podría ser de alcance intermedio o incluso intercontinental.

Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses, comentó a The Washington Post que el DF-27 puede ser considerado un arma tanto estratégica como táctica, dada su potencial capacidad de portar ojivas nucleares y convencionales.

«Los chinos han abandonado su filosofía anterior de disuasión nuclear mínima y han determinado, tanto en término de números como de tipos de sistemas, que necesitan más cosas», afirmó Kristensen. «Esto se suma a ese panorama», agregó.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba