Opiniones

¡No pasarán!

Por JUAN TAVERAS HERNANDEZ

Los sectores más reaccionarios, depredadores del Estado durante 20 años, han iniciado un proceso de unidad con miras a derrotar, tanto en las elecciones municipales como congresuales y presidenciales al Partido Revolucionario Moderno y al presidente Luís Abinader.

¡Favor que le hacen! Abinader debió subir por lo menos diez puntos en las encuestas al ver al ingeniero Miguel Vargas en el papel de “vocero”; el hombre que dijo no subirse en una patana para buscar los votos que le darían la victoria a Hipólito Mejía en el 2012; el mismo sujeto que actuó como “Caballo de Troya” firmando el “pacto de las corbatas azules” en contra de su partido. ¡Traidor que no pagará su culpa histórica ni con la muerte!

Los patrocinadores del “Pacto de los Corruptos” pretenden volver al Poder para continuar saqueando al Estado a través de actos reñido con la ética y la moral, como lo hicieron en el pasado reciente, acumulando fortunas incalculables que no pueden explicar y que hoy disfrutan porque lograron blindarse creando un sistema judicial permeado por la corrupción.

La alianza del Partido de la Liberación Dominicana, la Fuerza del Pueblo y del otrora poderoso Partido Revolucionario Dominicano, hoy convertido en una entelequia que ni siquiera aparece en las encuestas, no logrará su objetivo de ganar las elecciones y volver al gobierno. ¡No pasarán!

A los promotores del “Pacto por la Corrupción y la Impunidad” les tengo una mala noticia: ¡no pasarán! ¡no pasarán! no porque el PRM esté realizando el gobierno que el pueblo esperaba, produciendo cambios sustanciales en todas las instituciones del Estado, incluyendo la Justicia para llevar a la cárcel a los ladrones de la política, como lo prometió el presidente Abinader, sino porque, a pesar de ello, el mandatario ha demostrado ser un hombre correcto, de buenas prácticas políticas, trabajador y honrado, que vela por el buen uso de los recursos públicos.

La diferencia entre el presidente Abinader, Leonel Fernández, Danilo Medina, Abel Martínez y el lacayo de Miguel Vargas, es del cielo a la tierra, comenzando con que Abinader llegó rico al poder, en tanto que sus adversarios se enriquecieron al amparo del poder, donde se corrompieron de manera exorbitante.

(“Llegaron en chancletas y salieron en yipetas”, helicópteros, aviones, limusina, apartamentos de lujo, villas en los principales centros turísticos del país y del extranjero, fincas, cuentas bancarias en pesos, dólares y hasta libras esterlinas, que jamás podrán justificar porque no es el fruto del trabajo honrado, es resultado por su paso por el poder. Fundaciones que más que centros de pensamiento son “cuerpos de delitos” que alguna vez, cuando la justicia sea justicia, tendrá que volver a las manos del pueblo, su legítimo dueño)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba