Mundo

Militares kenyanos vigilaron calles haitianas sin contratiempos

Por Prensa Latina

PUERTO PRINCIPE.- Los soldados kenyanos, considerados aquí invasores, realizaron rondas de vigilancia en algunos sectores de esta capital, sin sufrir hasta hoy contratiempos, ni bajas en sus filas.

Los efectivos africanos -protegidos con cascos y chalecos antibalas- estaban acompañados por su guías de la Policía Nacional de Haití (PNH), incluidos agentes del comando SWAT TEAM.

Las patrullas vigilaron zonas que no son consideradas los verdaderos feudos de la coalición de pandillas.

Kenya -que encabeza una fuerza multinacional para pacificar a Haití- llegó con sus primeros 400 hombres el 25 de junio, pero se desconoce cuando llegarán los 600 restantes.

Hace pocas horas, el líder haitiano de la coalición de pandillas, Jimmy Chérizier (alias Barbecue), calificó de invasores a los soldados de Kenya, y sus hombres que controlan el 80 por ciento de Puerto Príncipe están dispuestos a enfrentarlos.

Barbecue propuso esta semana un diálogo con el Gobierno como un primer paso para pacificar el país, también pidió al Ejecutivo crear políticas públicas que beneficiaran a la clase obrera.

El primer ministro de transición de Haití, Gary Conille, reaccionando a la petición, respondió que las pandillas deben primero deponer las armas y reconocer la autoridad del Estado, sin hacer referencia a cualquier tipo de trato con los bandoleros.

Bajo este escenario, Barbecue viralizó un video en el que se mostraba dispuesto a enfrentar a las tropas foráneas, dejando evidentemente sin efecto su intención de dialogar.

Recientemente, advirtió a las tropas extranjeras que iban a derramar su sangre en Haití.

La amenaza fue dirigida a la Misión Multinacional de Apoyo a la PNH, liderada por Kenya.

Citado por el diario digital Haití Libre, Barbecue aseguró que las pandillas se preparan para una larga lucha, y antes que los venza el cansancio y anuncien su retirada las fuerzas internacionales van a derramar mucha sangre.

«Mi vida depende de Dios y de mis antepasados. Si Jean-Jacques Dessalines hubiera estado preocupado por su vida, Haití no sería libre hoy», expresó Chérizier, quien se autoconsidera un revolucionario liberador.

Según Barbecue, su coalición lleva a cabo una batalla para liberar a Haití de las garras de los políticos tradicionales y los oligarcas corruptos.

A las tropas extranjeras, le dijo: nadie puede asustarnos, hacernos creer que nos van a echar de nuestro país. Somos los hijos de Dessalines.

«No estamos haciendo una revolución pacífica, estamos haciendo una revolución sangrienta», sentenció el expolicía, quien responsabilizó a Estados Unidos, Canadá y Francia de un baño de sangre en Haití.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba